Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastornos de la comunicación en niños

Por Udayan K. Shah, MD, Professor;Chief, Division of Otolaryngology, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University;Nemours/A.I. duPont Hospital for Children

Un trastorno de la comunicación afecta la audición, la voz, el habla, el lenguaje o una combinación de todos estos.

Más del 10% de los niños sufren un trastorno de la comunicación. Un trastorno en un área de la comunicación puede afectar a otra área. Por ejemplo, la deficiencia auditiva altera la capacidad para ajustar el volumen o el tono de la voz y puede conducir a un trastorno del habla. La pérdida de audición causada por una infección de oído (ver Introducción a las infecciones del oído medio en niños pequeños (otitis media)) puede interferir con el desarrollo del lenguaje. Todos los trastornos de la comunicación, incluyendo los trastornos de la voz, pueden interferir con el rendimiento escolar y con las relaciones sociales.

Existen varios tipos.

Deficiencia auditiva

Trastornos de la voz

Más del 6% de los niños en edad escolar tienen un problema de voz, en la mayoría de los casos ronquera. Estos problemas suelen deberse a un uso excesivo de la voz durante largo tiempo, al hecho de hablar demasiado alto o a una combinación de ambos factores. Muchos niños con problemas de voz tienen pequeños nódulos en las cuerdas vocales (ver Pólipos, nódulos y granulomas de las cuerdas vocales). No está claro hasta qué punto los problemas de la voz contribuyen a causar nódulos o hasta qué punto los nódulos contribuyen a causar problemas de voz.

Los nódulos suelen curarse con terapia del habla y solo muy raramente requieren cirugía.

Trastornos del lenguaje

En estos trastornos, la producción del habla es dificultosa. En consecuencia, los niños son menos capaces de comunicarse de manera inteligible. Aproximadamente el 5% de los niños que empiezan la educación primaria tienen un trastorno del habla. Los trastornos del habla incluyen los siguientes:

  • Calidad hipernasal de la voz o habla a través de la nariz: este trastorno suele estar causado por un paladar hendido u otros defectos faciales (ver Defectos faciales).

  • Tartamudez: el tartamudeo del desarrollo, la forma habitual de la tartamudez, generalmente comienza entre los 2 y los 5 años, y es más común en los varones. Se desconoce la causa, pero la tartamudez suele afectar a varios miembros de una misma familia. Los trastornos del sistema nervioso no son causas comunes de tartamudez.

  • Trastornos de la articulación: los niños con dichos trastornos tienen dificultad para la formación de sonidos porque el control y la coordinación de los músculos que se usan para producir el habla es dificultosa. La mayoría de los niños con un trastorno de la articulación no tienen una causa física detectable, pero algunos tienen un trastorno del sistema nervioso que afecta a la coordinación de los músculos necesarios para el habla. El deterioro de la coordinación muscular también puede causar dificultad para tragar (disfagia, ver Dificultad para tragar), y ésta puede ser evidentes antes de que aparezcan los trastornos del habla. Los trastornos de la audición, o un defecto de la lengua, del labio o del paladar también pueden comprometer la articulación.

La logopedia o terapia del habla es muy beneficiosa en muchos trastornos del habla. El paladar hendido se repara casi siempre mediante cirugía, pero los niños afectados suelen requerir también logopedia.

Trastornos del lenguaje

La capacidad de utilizar, entender o expresar el lenguaje puede verse reducida en niños que, por lo demás, están sanos (lo que se denomina trastorno específico del lenguaje). Por consiguiente, la capacidad de comunicarse está enormemente afectada, limitando las oportunidades educativas, sociales y profesionales. Este trastorno ocurre aproximadamente en el 5% de los niños y es más frecuente en varones. En muchos casos, parece que hay una relación del trastorno con genes anómalos. Por otra parte, se pueden desarrollar problemas del habla debido a otros trastornos, como una lesión cerebral, una discapacidad intelectual (ver Discapacidad intelectual), una pérdida de la audición (ver Deficiencia auditiva (hipoacusia) en niños), abandono o maltrato (ver Introducción al maltrato y negligencia infantil), autismo (ver Trastornos del espectro autista), o un trastorno por déficit de atención/hiperactividad (ver Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)).

Algunos niños parecen recuperarse por sí solos. Otros necesitan terapia del lenguaje. En algunos casos se obtiene una escasa respuesta al tratamiento.

Diagnóstico

Para diagnosticar los trastornos de la voz y el habla, los médicos examinan la boca, los oídos y la nariz. Se realizan pruebas de audición y se evalúa el sistema nervioso. Si se sospecha un trastorno de la voz, el médico puede examinar la laringe con un espejo o una sonda de visualización delgada y flexible (denominada nasofaringolaringoscopio) que se introduce por la nariz.

Los trastornos del lenguaje se diagnostican mediante comparación del lenguaje del niño con el esperado para los niños de su misma edad.

Es muy importante que los padres o cuidadores estén atentos a los problemas de comunicación en los niños y que consulten con un médico si creen que puede haber algun problema. Es útil para los padres y educadores disponer de pautas con la secuencia de logros que cabe esperar en el desarrollo comunicativo de los niños, porque les ayudarán a detectar los problemas (por ejemplo en Estados Unidos, National Institute on Deafness and Other Communications Disorders). Por ejemplo, si los niños no pueden decir al menos dos palabras en su primer aniversario es posible que tengan un trastorno de la comunicación.