Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Estenosis hipertrófica del píloro

Por William J. Cochran, MD, Associate, Department of Pediatrics GI and Nutrition;Clinical Professor, Department of Pediatrics, Geisinger Clinic, Danville, PA;Temple University School of Medicine

La estenosis hipertrófica del píloro es el bloqueo del conducto de salida desde el estómago al intestino debido al engrosamiento (hipertrofia) del músculo en la unión entre el estómago y el intestino.

  • El engrosamiento del músculo crea un bloqueo parcial (obstrucción) que afecta el paso del contenido del estómago hacia el intestino delgado.

  • Los lactantes comen bien pero vomitan violentamente (vómito explosivo o vómito en escopetazo) poco después de comer y pueden deshidratarse o quedar desnutridos.

  • El diagnóstico se basa en los resultados de la ecografía abdominal.

  • Normalmente el problema se corrige mediante la administración de líquidos por vía intravenosa y cirugía menor.

El píloro es el esfínter muscular localizado donde el estómago se une a la primera parte del intestino delgado (duodeno). Normalmente, el píloro se contrae para retener la comida en el estómago durante la digestión estomacal y se relaja para dejarla salir hacia el intestino. Por razones cuya explicación no es bien conocida, el píloro a veces se engrosa y se cierra, evitando la salida del contenido del estómago. Este bloqueo suele ocurrir en el primer o segundo mes de vida y es mucho más frecuente en los varones, especialmente en los primogénitos. En raras ocasiones, algunos niños mayores tienen obstrucción pilórica causada por la inflamación debida a úlceras gastroduodenales o por un trastorno poco frecuente similar a una alergia alimentaria (como la gastroenteritis eosinofílica).

Síntomas y diagnóstico

El lactante con estenosis pilórica tiene hambre y come bien pero vomita con violencia (vómito explosivo o vómito en escopetazo) poco después de comer. Algunos lactantes vomitan tanto que se deshidratan y quedan desnutridos. Hasta que la deshidratación es grave o los lactantes están significativamente desnutridos, parecen estar bien, a diferencia de los que vomitan debido a otros trastornos. Al cabo de varios días, el lactante empieza a deshidratarse y pierde peso. En esa fase, algunos lactantes presentan una coloración amarillenta de la piel y del blanco de los ojos (ictericia).

El médico percibe mediante palpación una pequeña protuberancia (aproximadamente del tamaño de una aceituna) en el abdomen del lactante (el píloro engrosado). Por lo general, el diagnóstico se confirma mediante el resultado de una ecografía abdominal.

Tratamiento

El médico administra al lactante líquidos por vía intravenosa para tratar la deshidratación y corregir cualquier desequilibrio electrolítico. A continuación, el cirujano secciona el músculo engrosado para descargar la obstrucción, lo que permite que la leche maternizada o la leche materna entre en el intestino delgado con mayor facilidad. Esta cirugía es relativamente menor, y la mayoría de los lactantes pueden recibir alimento al día siguiente de la intervención.

Recursos en este artículo