Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Ambliopía (ojo vago)

Por Christopher Fecarotta, MD ; Wendy W. Huang, MD, PhD

La ambliopía, una causa frecuente de pérdida de visión en niños, es una disminución de la visión que se produce debido a que el cerebro ignora la imagen enviada por uno de los ojos. Esta pérdida de visión puede ser irreversible si no se diagnostica y trata antes de los 8 años de edad.

  • La ambliopía puede tener su origen en un error de enfoque (de refracción), una falta de alineación de los ojos, glaucoma, cataratas u otros problemas oculares.

  • Los niños pueden no presentar síntomas o bien presentar síntomas como entrecerrar los ojos, taparse un ojo o mirar con uno de ambos ojos en una dirección distinta a la del otro (estrabismo).

  • El diagnóstico se basa en los resultados de las revisiones oculares.

  • La ambliopía (ojo vago) puede corregirse si se diagnostica y se trata en su fase temprana.

  • El tratamiento incluye gafas, parche ocular o colirios.

La ambliopía (ojo vago) afecta al 2 o 3% de los niños y casi siempre evoluciona antes de los 2 años de edad. Sin embargo, cualquier niño menor de 8 años aproximadamente puede desarrollar ambliopía.

Causas

Las vías ópticas de un niño no están completamente desarrolladas al nacer. Para desarrollarse normalmente, el sistema visual y el cerebro necesitan ser estimulados por imágenes claras, enfocadas, bien alineadas y superpuestas procedentes de ambos ojos. Este desarrollo tiene lugar principalmente en los primeros 3 años de vida, pero no se completa hasta los 8 años aproximadamente. Si el cerebro no recibe una estimulación visual adecuada de uno de los ojos durante el periodo de desarrollo, aprende a ignorar (suprimir) la imagen procedente de ese ojo, lo que da como resultado una pérdida de visión. Si la supresión persiste lo bastante, se produce una pérdida de visión permanente. Esta pérdida permanente de la visión se llama ambliopía. Existen distintas razones para una falta de estimulación visual adecuada, y cada una de ellas causa un tipo distinto de ambliopía:

  • Error de enfoque (error de refracción)

  • Desalineación de los ojos (estrabismo)

  • Obstrucción de la visión

Ambliopía causada por un error de refracción

La ambliopía puede tener su origen en un error de refracción asimétrico, por lo general hipermetropía o astigmatismo, que ocasiona una gran diferencia del enfoque de ambos ojos.

Ambliopía causada por estrabismo

La falta de alineación de los ojos (estrabismo) también causa ambliopía. Los ojos producen dos imágenes, una cada uno, que normalmente se fusionan o unen en el cerebro en una sola imagen y, una vez integradas, producen imágenes tridimensionales y altos niveles de percepción de profundidad. La habilidad de fusionar imágenes se desarrolla en la primera infancia. Si las dos imágenes están tan desalineadas que no pueden fundirse, el cerebro suprime una de ellas, ignorando la información procedente de ese ojo. El cerebro no es consciente de la imagen que recibe desde el ojo afectado aunque ese ojo sea estructuralmente normal. En los adultos, debido a que la vía óptica está totalmente desarrollada, ver dos imágenes diferentes da como resultado visión doble (diplopia) en lugar de pérdida de visión.

Ambliopía causada por la obstrucción de la visión

Se desarrolla un tercer tipo de ambliopía en los casos en que se forma una nube o una zona opaca en el cristalino del ojo (catarata) o en la córnea, que reduce o distorsiona la entrada de luz en el ojo. Un párpado muy caído también puede bloquear la visión y causar ambliopía.

¿Sabías que...?

  • A veces el profesor o el personal responsable de la sanidad escolar son los primeros en darse cuenta de que el niño tiene un defecto ocular.

Síntomas

Los niños con ambliopía pueden no darse cuenta de que la visión de uno de sus ojos difiere de la del otro, o pueden ser demasiado pequeños para describir los síntomas. Estos niños entrecierran los ojos, se tapan un ojo o miran con un ojo en una dirección distinta a la del otro, todo lo cual es indicativo de un problema que requiere atención médica. Una catarata puede pasar desapercibida. Algunos niños mayores pueden referir visión deficiente en el ojo afectado o manifestar una mala percepción de la profundidad. Sin embargo, en muchos casos los niños afectados no manifiestan problemas aparentes. Si un ojo ve bien y el otro no, los niños lo compensan bien y no actúan de manera distinta a como lo hacen sus compañeros.

Diagnóstico

Con el fin de detectar problemas en el desarrollo visual, las revisiones oculares deben iniciarse en la primera infancia, preferiblemente cerca de los 3 años de edad, y prolongarse durante toda la infancia. En algunas zonas, los niños en edad preescolar son examinados sistemáticamente por voluntarios y organismos sanitarios municipales y regionales competentes. Cuando los niños llegan a la edad escolar, la detección se lleva a cabo en la escuela por profesionales de la salud. Si se encuentra un problema durante la revisión ocular, el niño debe ser examinado por un oftalmólogo o un optometrista.

Pronóstico

Cuanto más temprana es la detección de la ambliopía o sus factores de riesgo, más probable es su prevención o corrección. La ambliopía puede ser irreversible si no se diagnostica y se trata antes de los 8 años, momento en el que el sistema visual ya suele haber madurado. Cuando la identificación del trastorno y el tratamiento de este se produce antes de los 5 años de edad, se obtiene una cierta mejora de la visión. El tratamiento aún más temprano aumenta las probabilidades de que la visión se recupere por completo. En determinadas circunstancias, los niños mayores con ambliopía aún pueden obtener una mejora de la visión con el tratamiento. Un fracaso en el tratamiento efectivo de la ambliopía produce un déficit visual permanente del ojo afectado. Por estas razones, los programas de revisiones oculares infantiles deben contar con el apoyo de los organismos sanitarios competentes para su aplicación sistemática.

Tratamiento

El tratamiento de la ambliopía implica forzar al cerebro a usar las imágenes visuales del ojo afectado. Algunas veces esto se consigue simplemente con la corrección de los errores de refracción mediante el uso de gafas o de lentes de contacto. A veces, el médico «penaliza» el ojo normal, más fuerte, colocándole un parche o utilizando un colirio que nubla la visión. Si la causa es el estrabismo, este debe ser corregido (Estrabismo) después de haber igualado la visión entre ambos ojos. Una catarata u otra opacidad en el ojo requieren tratamiento quirúrgico.

Recursos en este artículo