Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Glaucoma infantil primario

(glaucoma infantil; glaucoma congénito; buftalmos)

Por Christopher Fecarotta, MD ; Wendy W. Huang, MD, PhD

El glaucoma infantil primario es una anomalía congénita muy poco frecuente que impide la evacuación correcta de líquido desde la parte frontal del ojo. Esta obstrucción aumenta la presión intraocular, la cual, si no se trata, daña el nervio óptico y puede causar ceguera total.

El glaucoma infantil primario se presenta en lactantes y niños de corta edad y puede afectar un solo ojo (en el 40% de los niños) o ambos ojos (en el 60% de los niños). Este trastorno se considera primario, ya que no está causado por otro trastorno, como el síndrome de Sturge-Weber. La presión dentro del ojo (presión intraocular) aumenta por encima de los valores normales. La presión intraocular también puede aumentar en los lactantes después de una lesión o cirugía ocular (por ejemplo, la extirpación de una catarata).

En el glaucoma infantil primario o glaucoma de la primera infancia, los ojos afectados pueden agrandarse debido a que la esclerótica (la capa dura de fibra blanca que cubre el ojo) y la córnea (la capa transparente situada en la parte frontal del iris y la pupila) se dilatan a consecuencia del aumento de la presión intraocular. Esta dilatación no se produce en el glaucoma adulto. La córnea aparece en ocasiones opaca. El niño puede presentar lagrimeo y dolor en los ojos cuando está expuesto a luz intensa (fotofobia). Si no se trata, la opacidad de la córnea avanza, el nervio óptico se daña y puede producirse ceguera. Para evitar estas complicaciones, se practica un procedimiento quirúrgico para crear un nuevo sistema de evacuación de líquidos (goniotomía o trabeculectomía, ver Cirugía) tan pronto como sea posible.