Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Enfermedad de La Peyronie

Por Patrick J. Shenot, MD, Associate Professor and Deputy Chair, Department of Urology, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University

La enfermedad de La Peyronie es un engrosamiento fibroso que contrae y deforma el pene, alterando la forma de la erección.

Muchos hombres tienen un pequeño grado de curvatura en el pene erecto, pero la enfermedad de La Peyronie causa una curvatura mucho más pronunciada. La inflamación en el interior del pene tiene como resultado la formación de un tejido cicatricial fibroso que causa la curvatura del pene erecto y que, por consiguiente, dificulta o imposibilita la penetración durante el coito. No obstante, no se conoce con certeza la causa de esta inflamación.

La enfermedad puede causar erecciones dolorosas. El tejido cicatricial puede extenderse al tejido eréctil (cuerpos cavernosos) y causar disfunción eréctil.

El médico puede establecer rápidamente el diagnóstico basándose en la exploración física del pene. A veces, se realiza una ecografía para evaluar el tejido cicatricial.

Tratamiento

  • La vitamina E y/o para-aminobenzoato

  • Inyecciones para reducir el tejido cicatricial

  • Tratamientos mediante ultrasonidos

Una curvatura menor que no imposibilita la función sexual no requiere tratamiento. La enfermedad de La Peyronie puede desaparecer en varios meses sin necesidad de tratamiento.

Ningún tratamiento tiene una eficacia probada.

Se administra vitamina E por vía oral, que contribuye a la curación de las heridas y la disminución de la formación de cicatrices. También puede administrarse por vía oral para-aminobenzoato, pero a veces causa dolor de estómago o problemas digestivos, y hay que tomar muchas píldoras cada día.

Se pueden inyectar corticoesteroides, verapamilo o un nuevo fármaco, clostridium histolyticum de las colagenasas, en el tejido cicatricial para disminuir la inflamación y reducir la fibrosis.

Los tratamientos con ultrasonidos estimulan el flujo sanguíneo y sirven para prevenir futuras cicatrices.

La radioterapia puede disminuir el dolor, pero suele empeorar el daño tisular.

No se recomienda la cirugía a no ser que la enfermedad empeore y la curvatura sea tal que impida las relaciones sexuales. La cirugía para eliminar tejidos cicatriciales puede empeorar la evolución de la enfermedad u ocasionar una disfunción eréctil. Para ayudar a la penetración durante las relaciones sexuales, puede implantarse una prótesis de pene.