Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fumar

Por Douglas E. Jorenby, PhD, University of Wisconsin School of Medicine and Public Health;UW -Center for Tobacco Research and Intervention

  • Fumar tabaco provoca daños en casi todos los órganos del cuerpo.

  • Fumar aumenta el riesgo de infarto de miocardio, cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y otros trastornos.

  • La nicotina es la sustancia adictiva presente en el tabaco.

  • Los que dejan de consumir nicotina se vuelven irritables, ansiosos, tristes e inquietos.

La nicotina es la sustancia del tabaco (presente en los cigarrillos, puros, tabaco de pipa y de mascar) de la que se vuelven dependientes los fumadores. También es el principio activo de algunos productos farmacéuticos utilizados para ayudar a dejar de fumar.

Mayoritariamente, la exposición a la nicotina se produce al fumar, aunque los niños pueden ingerirla de manera accidental (al tomar cigarrillos o colillas dejados en el cenicero, o en ocasiones chicles o parches de nicotina), y algunas personas consumen tabaco sin humo. Casi todos los fumadores fuman cigarrillos, solo un porcentaje pequeño fuma puros o en pipa.

En Estados Unidos, alrededor de 45 millones de adultos (un 20% del total de adultos) fuman. Aproximadamente la mitad de los fumadores actuales morirán de manera prematura debido a una enfermedad originada por el tabaco. Fumar resulta tan mortal debido a que los fumadores inhalan cientos de otras sustancias, incluidas algunas que pueden causar cáncer. Sin embargo, todos los productos del tabaco contienen toxinas y posibles carcinógenos. Incluso los productos del tabaco sin humo no son una alternativa segura. Fumar representa la causa más frecuente de incendios no intencionados en Estados Unidos. Los incendios relacionados con fumar matan a más de 350 personas y dañan a más de 900 cada año.

Síntomas

Efectos inmediatos

La nicotina, cuando se obtiene al fumar, a menudo tiene pocos efectos evidentes; sin embargo, algunas personas notan un aumento en la energía y capacidad de concentración y una disminución del apetito. Las personas no acostumbradas a la nicotina pueden tener náuseas, rubor o ambos.

Quienes manejan grandes cantidades de hojas de tabaco pueden absorber nicotina a través de la piel y desarrollar náuseas, vómitos, diarrea, sudoración y debilidad. Esta patología se llama enfermedad del tabaco verde. Los niños que ingieren productos del tabaco pueden desarrollar síntomas similares, junto con agitación y confusión, algunas veces tan solo con un cigarrillo. No obstante, la toxicidad grave o mortal en los niños no es frecuente, en parte porque el vómito vacía el estómago.

Efectos a largo plazo

Debido a que el tabaquismo implica la inhalación de muchas sustancias dañinas, este tiene graves consecuencias. Provoca lesiones en prácticamente todos los órganos del cuerpo. Los principales problemas de salud relacionados con el consumo de tabaco son los siguientes:

  • Arteriopatía coronaria (principalmente, infartos de miocardio y angina de pecho)

  • Cáncer de pulmón

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Fumar también aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular, otros tipos de cáncer (como de vejiga, esófago, riñón, garganta y estómago), neumonía y otras infecciones respiratorias, asma, osteoporosis, periodontitis (enfermedad de las encías), úlcera gastroduodenal y cataratas. En total, los trastornos relacionados con el consumo de tabaco representan alrededor de 435 000 muertes al año, un 20% del total de muertes. En promedio, los fumadores pierden de 10 a 14 años de vida (7 minutos por cigarrillo).

Las personas que no fuman pero que están expuestas al humo de los demás (fumadores pasivos) pueden desarrollar muchos de los mismos trastornos que los fumadores, aunque el riesgo es menor. Fumar durante el embarazo puede provocar algunos problemas, como un parto prematuro, bajo peso al nacer, el síndrome de la muerte súbita del lactante o trastornos respiratorios, como el asma infantil. Los niños expuestos al humo de cigarrillos pierden más días de clase por enfermedad que los niños no expuestos a él.

La toxicidad del tabaco sin humo puede variar de una marca a otra. Los riesgos incluyen trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos, trastornos de la boca (por ejemplo, cáncer, recesión de las encías, gingivitis y enfermedad periodontal y sus consecuencias) y tumores.

La nicotina puede interaccionar con muchos medicamentos. Fumar también reseca y arruga la piel, vuelve el cabello más fino y los dientes de color amarillo. Los fumadores tienden a pesar cerca de 4,5 kg menos de lo que pesarían si no fumaran.

Síntomas de abstinencia

La privación de nicotina (ver Dejar de fumar : Abstinencia) puede manifestarse en muchos síntomas desagradables, como ansias de nicotina, irritabilidad, ansiedad, falta de concentración, inquietud, temblor, depresión, cefalea, somnolencia y malestar de estómago. Muchas personas ganan peso al intentar dejar de fumar. La abstinencia es más problemática en personas con gran dependencia.

Diagnóstico

Los médicos preguntan a todos los pacientes si fuman y, si es así, cuánto. Esto les permite explicar los riesgos y comenzar la discusión sobre dejar de fumar. Las pruebas son innecesarias. Los fumadores motivados deben preguntar cómo dejar de fumar.

El envenenamiento por nicotina puede pasar desapercibido. Por ejemplo, los niños pueden tragarse cigarrillos o chicles de nicotina sin ser vistos. Aún cuando se ven los niños con el tabaco en la boca, puede ser difícil saber cuánto se han tragado realmente. Las personas con la enfermedad del tabaco verde puede que no asocien sus síntomas a la manipulación del tabaco.

Tratamiento

El tratamiento de urgencia apenas se requiere, excepto en niños que han ingerido productos que contienen nicotina. Por lo general, los médicos administran carbón activado por vía oral para absorber cualquier droga que se encuentre en el sistema gastrointestinal. A los niños que están muy agitados se les puede administrar un sedante, como el lorazepam.

La mayoría de los temas relacionados con el consumo de nicotina implican un esfuerzo para dejar de fumar (ver Dejar de fumar).