Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Aceite de pescado

Por Ara DerMarderosian, PhD, Professor of Pharmacognosy and Medicinal Chemistry, Roth Chair of Natural Products, Scientific Director, Complementary and Alternative Medicine Institute, University of the Sciences in Philadelphia

El aceite de pescado puede ser extraído directamente o concentrado para presentarlo en forma de cápsulas. Los ingredientes activos son los ácidos grasos omega-3 (ácido eicosapentaenoico [EPA] y el ácido docosahexaenoico [DHA]). La alimentación de los países occidentales por lo general contiene niveles bajos de ácidos grasos omega-3.

Indicaciones medicinales

El aceite de pescado se utiliza para la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares ateroescleróticas (ver Ateroesclerosis). Datos científicos irrefutables sugieren que los ácidos grasos del aceite de pescado reducen el riesgo de infarto de miocardio (ataque al corazón o ataque cardíaco) y de muerte causada por arritmias en personas con arteriopatía coronaria y que están tomando medicamentos convencionales. Estos ácidos grasos también reducen los niveles de triglicéridos y la presión arterial, aunque en este caso solo ligeramente. El aceite de pescado ayuda a prevenir la toxicidad renal causada por la ciclosporina. Los complementos de aceite de pescado también se utilizan para tratar la artritis reumatoide. Sin embargo, la evidencia científica sobre cualquiera de los beneficios no es concluyente. En los bebés, la ingesta de ácidos grasos omega-3 es importante para ayudar al desarrollo del cerebro. Por lo tanto, las madres que amamanten a sus hijos deben consumir una cantidad suficiente de ácidos grasos omega-3.

Posibles efectos secundarios

Pueden producirse eructos con sabor a pescado, exacerbación del acné, náuseas y diarrea. Algunos estudios sugieren que tomar aceite de pescado en exceso puede causar hemorragia, pero, en cambio, otros no muestran relación. Aunque algunos pescados contienen cantidades excesivas de mercurio, las pruebas de laboratorio no muestran exceso de mercurio en los complementos de aceite de pescado. Aun así, debido a los efectos secundarios documentados, las mujeres embarazadas o las que amamanten a sus hijos no deben tomar complementos de ácido graso omega-3 extraídos del pescado, y deben limitar la ingesta de ciertos tipos y cantidades de pescado, debido al riesgo potencial de contaminación por mercurio.