Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Técnicas cuerpo y mente

Por Steven Rosenzweig, MD, Clinical Associate Professor, Drexel University College of Medicine

Las técnicas cuerpo y mente se basan en la teoría de que los factores mentales y emocionales pueden influir en el estado de salud física. Para conservar la salud y prevenir o curar la enfermedad se usan métodos conductuales, psicológicos, sociales y espirituales.

Debido a la cantidad de pruebas científicas que respaldan los beneficios de las técnicas cuerpo y mente, en la actualidad muchos de sus métodos se consideran convencionales. Estos métodos pueden ser:

  • Meditación

  • Técnicas de relajación

  • Visualización guiada

  • Hipnoterapia (hipnosis)

  • Biorretroalimentación

Las técnicas cuerpo y mente pueden utilizarse para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y de pánico, el dolor crónico, las enfermedades coronarias, la depresión, las cefaleas, los trastornos del sueño (insomnio) y la pérdida del control de la micción (incontinencia). Estos métodos se emplean también de manera auxiliar en el parto natural, para hacer frente a los síntomas relacionados con la enfermedad y con el tratamiento del cáncer y en la preparación para la cirugía. La efectividad de las técnicas cuerpo y mente en el tratamiento del asma, la hipertensión arterial y la presencia de zumbidos en los oídos (tinnitus o acúfenos) no está clara.

Existen pocos riesgos conocidos asociados con el uso de las técnicas cuerpo y mente.

Meditación

En la meditación, las personas controlan su atención o la focalizan de manera sistemática en aspectos de la experiencia interna o externa. La meditación implica habitualmente estar sentado o descansar tranquilamente, a menudo con los ojos cerrados. En ocasiones se emplea el sonido repetitivo de una frase (mantra) que ayuda a la concentración. Las formas más estudiadas de meditación son la meditación trascendental y la meditación de la atención consciente.

Se ha demostrado que la meditación tiene efectos favorables en la función cardíaca y de los vasos sanguíneos (cardiovascular), la inmunidad, la actividad cerebral, así como en el incremento de la actividad en aquellas áreas cerebrales asociadas con la claridad mental. A menudo induce relajación física, tranquilidad mental y estados emocionales favorables, como bondad y serenidad. Promueve la capacidad de la conciencia metacognitiva (capacidad de distanciarse para presenciar los contenidos de la conciencia). La conciencia metacognitiva interrumpe las respuestas racionales habituales al estrés y mejora la tolerancia y la capacidad de hacer frente a la angustia emocional.

La mayor parte de las prácticas de meditación se desarrollaron en un contexto religioso o espiritual, cuyo objetivo último era un tipo de crecimiento espiritual, de transformación personal o de experiencia trascendental. Como intervención en el cuidado de la salud, sin embargo, la meditación puede ser eficaz independientemente del trasfondo cultural o religioso de la persona. La meditación ha demostrado tener numerosos beneficios para la salud, incluida la disminución del estrés, la ansiedad, la depresión, el insomnio, el dolor y los síntomas de algunas alteraciones crónicas como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares. La meditación también se usa para potenciar el bienestar.

Técnicas de relajación

Las técnicas de relajación son prácticas diseñadas específicamente para reducir la tensión y el estrés. Cada técnica específica puede ir dirigida a reducir la actividad de los nervios que controlan la respuesta al estrés (sistema nervioso simpático), disminuir la presión arterial, destensar los músculos, disminuir el ritmo de los procesos metabólicos o alterar la actividad de las ondas cerebrales. Las técnicas de relajación se pueden utilizar junto con otras como la meditación, la visualización guiada o la hipnoterapia.

Visualización guiada

La visualización guiada supone el uso de imágenes mentales para provocar la relajación y el bienestar, reducir el dolor o para facilitar la curación de una dolencia en particular, como el cáncer o un trauma psicológico. Las imágenes pueden implicar a cualquiera de los sentidos y ser dirigidas por uno mismo o por un profesional, a veces en grupo. Por ejemplo, una persona con cáncer podría ser inducida a imaginar un ejército de glóbulos blancos (leucocitos) luchando contra las células cancerosas.

La visualización guiada no ha sido estudiada con rigor desde un punto de vista científico, pero muchas personas afirman haber obtenido éxito con esta terapia.

Hipnoterapia

Esta terapia alternativa deriva de la práctica occidental. En la hipnoterapia (hipnosis), se dirige a la persona a un estado avanzado de relajación y de atención aumentada. Los hipnotizados llegan a encontrarse absortos en las imágenes que el hipnoterapeuta les sugiere, y son capaces de dejar de ser incrédulos. Debido a que su atención está más centrada y están más abiertos a la sugestión, la hipnoterapia puede utilizarse para ayudar a los individuos a modificar su conducta y con ello a mejorar su estado de salud. Se puede usar para tratar o ayudar a tratar síntomas puramente psicológicos.

La hipnoterapia también puede ser útil en el tratamiento de muchas patologías y síntomas en los que factores psicológicos influyen sobre los síntomas físicos:

  • Fobias

  • Determinados síndromes dolorosos

  • Programas para dejar de fumar

  • Trastornos de conversión (en los que la aparente enfermedad orgánica es debida realmente a un estrés y un conflicto psicológicos)

  • Síndrome del intestino irritable (síndrome de colon irritable)

  • Cefaleas

  • Asma

  • Algunos trastornos de la piel (como verrugas y psoriasis)

  • Hipertensión arterial

  • Náuseas y vómitos causados por la quimioterapia, en particular las náuseas que aparecen antes del tratamiento quimioterápico (náuseas anticipatorias)

  • Ansiedad y disminución de la calidad de vida en personas que padecen cáncer

La hipnoterapia se ha usado con cierto éxito para ayudar a algunas personas a dejar de fumar y a perder peso. Algunos individuos son capaces de aprender a hipnotizarse a ellos mismos.

Desde un punto de vista científico aún no se comprende de manera clara el mecanismo de la hipnoterapia.

Biorretroalimentación

La biorretroalimentación (bioautorregulación) es un método que consiste en someter a un control consciente procesos biológicos que transcurren habitualmente de manera inconsciente. Implica el uso de dispositivos electrónicos que miden e informan a la mente consciente acerca de información del tipo frecuencia cardíaca, presión arterial, tensión muscular y actividad de la superficie cerebral. Con la ayuda de un terapeuta o con entrenamiento, los sujetos pueden comprender por qué cambian estas funciones y aprender a regularlas.

Generalmente, la bioretroalimentación se emplea en el tratamiento del dolor (Tratamiento no farmacológico del dolor), entre ellos la cefalea y el dolor abdominal crónico, así como el estrés, el insomnio, la incontinencia urinaria o fecal, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el deterioro cognitivo leve, el tinnitus y el síndrome de Raynaud.

La biorretroalimentación ha demostrado ser clínicamente efectiva en el tratamiento de ciertos problemas (por ejemplo, cefaleas, incontinencia y trastorno por déficit de atención e hiperactividad).