Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los miembros protésicos

Por James Baird, CPO, Director of Education, Hanger Clinic

Una prótesis es un dispositivo artificial que reemplaza una parte del cuerpo que falta.

La falta de un miembro o su amputación puede ser consecuencia de un trastorno vascular (como ateroesclerosis o daños causados por la diabetes), un cáncer, una lesión (como en un accidente de vehículo de motor o durante el combate) o un defecto de nacimiento. En Estados Unidos, la incidencia de las amputaciones es muy baja, con un porcentaje ligeramente inferior al 0,5% de la población. Sin embargo, es probable que este porcentaje aumente en los próximos años dado el incremento de la tasa de obesidad, que aumenta a su vez el riesgo de ateroesclerosis y diabetes.

La amputación puede afectar un miembro entero o solo parte de este. Una amputación de miembros inferiores puede afectar un dedo del pie, un pie, una parte de la pierna por debajo o por encima de la rodilla o bien la pierna entera (hasta la cadera). La amputación puede incluso extenderse por encima de la cadera. Una amputación de miembros superiores puede afectar uno o más dedos de la mano, una mano, parte del brazo por debajo o por encima del codo o todo un brazo (hasta el hombro).

Si falta una parte del cuerpo, a menudo se recomienda el uso de un dispositivo artificial (prótesis) para reemplazarla. Una prótesis debe permitir al usuario realizar, como mínimo, las actividades cotidianas (como caminar, comer y vestirse) de forma independiente y cómoda. Sin embargo, una prótesis puede también permitir al usuario funcionar tan bien o casi tan bien como antes de la amputación.

Dado que la tecnología ha mejorado mucho en la última década, se comercializan prótesis mucho más funcionales y confortables. Si la persona que lleva una prótesis está altamente motivada y por lo demás sana, puede lograr muchas hazañas extraordinarias. Por ejemplo, algunas personas hacen paracaidismo, escalan montañas, corren maratones, completan pruebas de triatlón, participan plenamente en actividades deportivas o regresan a los trabajos más exigentes o al servicio activo en el ejército. Se puede afirmar que viven la vida sin limitaciones. Y tanto si la persona usa una prótesis solo para las actividades en el hogar o para un maratón, puede proporcionarle grandes beneficios psicológicos.

El hecho de que una prótesis permita al usuario funcionar bien depende de su anatomía y de otros diversos factores:

  • El ajuste, la estabilidad y el confort de la prótesis

  • El tipo de encaje y de componentes seleccionados

  • Los objetivos del usuario, su estado de salud, su edad y su estado de ánimo

El éxito es más probable cuando un equipo clínico (médico, protésico, fisioterapeuta, especialista en rehabilitación) trabaja junto con el usuario para determinar el mejor ajuste posible y el tipo de prótesis más adecuado. El protésico es un experto que diseña, construye y ajusta una prótesis y orienta o instruye sobre cómo usarla. Si el usuario está motivado, la probabilidad de éxito a largo plazo aumenta.