Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Problemas tras la llegada

Por Christopher Sanford, MD, MPH, DTM&H, University of Washington;University of Washington

Es de suma importancia prevenir y evitar los problemas tras la llegada, sobre todo si se está en el extranjero. Aunque lo que más les preocupa a muchas personas cuando viajan al extranjero es la posibilidad de contraer alguna infección, los accidentes de tráfico y las enfermedades cardíacas son las causas más frecuentes de muerte entre los viajeros internacionales. No obstante, la enfermedad cardíaca también es la causa más frecuente de muerte entre quienes no viajan, lo que sugiere que la mejor manera de prevenir la enfermedad mientras se está de viaje es una atención sanitaria adecuada antes de viajar.

Lesiones y muerte

Los traumatismos causados por accidentes de tráfico son la causa más frecuente de muerte en los viajeros jóvenes y de mediana edad. Otra causa común de muerte durante el viaje es el ahogamiento. Muchas de estas lesiones pueden evitarse usando el sentido común. Por ejemplo, si una persona se siente incómoda con las normas de tráfico desconocidas (como conducir por el lado izquierdo en el Reino Unido, en vez de por el lado derecho) puede usar el transporte público o contratar a conductores familiarizados con las carreteras y las normas de tráfico locales. Se deben evitar los taxis, transbordadores u otros transportes abarrotados y evitar conducir o nadar de noche en zonas mal iluminadas. Se deben llevar cinturones de seguridad incluso cuando se viaja como pasajero, así como llevar casco de protección cuando se va en bicicleta, y evitar viajar en motocicleta o ciclomotor, en los techos de los autobuses o en la parte trasera abierta de camiones. Del mismo modo, nunca se debe consumir alcohol antes de conducir o nadar, incluso cuando no existan leyes que lo prohíban expresamente, o bien cuando existan pero no se hagan cumplir. También deben evitar las playas cuando el mar está agitado y hay olas fuertes, en particular cuando no hay socorrista.

Muchas ciudades son inseguras al anochecer y algunas lo son incluso durante el día. El viajero debe evitar caminar solo por calles poco concurridas o mal iluminadas en este tipo de ciudades, sobre todo en países donde es evidente que el viajero es un extranjero.

¿Sabías que...?

  • La causa más común de muerte entre los viajeros jóvenes y de mediana edad son las lesiones.

Diarrea del viajero

La diarrea del viajero (turista, ver Diarrea del viajero) es la enfermedad infecciosa más común de los viajeros internacionales.

El riesgo de padecerla puede reducirse con las siguientes medidas:

  • Beber y lavarse los dientes con agua embotellada, filtrada, hervida o clorada

  • Evitar el hielo

  • Comer alimentos recién preparados solo si se han calentado a temperaturas de cocción al vapor

  • Comer solo frutas y verduras que el propio viajero haya pelado

  • Evitar los alimentos provenientes de vendedores callejeros

  • Lavarse las manos con frecuencia

  • Evitar todos los alimentos que estén expuestos a moscas

Tomar ciertos antibióticos también puede prevenir la diarrea del viajero. Sin embargo, este uso tiene el riesgo de que aparezcan efectos secundarios y puede aumentar las probabilidades de que las bacterias desarrollen resistencia a los antibióticos. Por lo tanto, muchos médicos recomiendan antibióticos preventivos solo a quienes tienen un trastorno de inmunodeficiencia.

En la mayoría de los casos, la diarrea del viajero remite por sí sola al cabo de unos 3-5 días y requiere solo un consumo adecuado de líquidos para prevenir la deshidratación. Los líquidos habituales (sin cafeína o alcohol) son adecuados para la mayoría de las personas. Los niños pequeños y las personas de edad avanzada se pueden beneficiar de los preparados de rehidratación en polvo o de las soluciones orales de rehidratación. Otras medidas, aunque no siempre necesarias, pueden resultar útiles.

Quienes tienen síntomas entre moderados y graves (3 o más deposiciones blandas en 8 horas) deben considerar la posibilidad de tomar un antibiótico, sobre todo si tienen vómitos, fiebre, calambres abdominales o sangre en las heces. Para la mayoría de los lugares de destino, el antibiótico adecuado es ciprofloxacino u ofloxacino. La azitromicina es apropiada para el Sudeste Asiático y el subcontinente indio. Debe contactarse con el médico para obtener una receta de antibióticos antes del viaje. Si la persona tiene 3 años o más y no tiene sangre en las heces, fiebre o dolor abdominal, también puede tomar el antidiarreico loperamida (que se vende sin receta).

Existen mezclas en polvo para la rehidratación durante los viajes, que pueden ser útiles para personas de edad avanzada y niños pequeños. Si estas mezclas no están disponibles, las soluciones para rehidratación pueden prepararse añadiendo 6 cucharaditas de azúcar y media de sal en un litro de agua. Sin embargo, hay que preparar estas soluciones con cuidado, ya que los bebés pueden ponerse gravemente enfermos o morir si beben una gran cantidad de la solución que no haya sido mezclada correctamente (por ejemplo, si la mezcla no ha sido diluida completamente).

Malaria

La malaria (ver Malaria) es común en las zonas tropicales. Se puede prevenir la enfermedad si se evitan las picaduras de mosquito y se toma un medicamento antipalúdico (antimalárico). Las picaduras de mosquito se previenen de la siguiente manera:

  • Usando camisas de manga larga y pantalones largos (sobre todo al amanecer y al anochecer, cuando los mosquitos son más activos)

  • Dormir bajo una mosquitera

  • Usar ropa impregnada con permetrina

  • Emplear repelentes de insectos que contengan dietiltoluamida (DEET)

Los repelentes de insectos pueden ayudar a prevenir otras enfermedades transmitidas por los mosquitos, como el dengue y la fiebre amarilla. Incluso con estas medidas, es necesario tomar un antipalúdico (como la mefloquina, la cloroquina o la atovacuona/proguanil).

Esquistosomiasis

La esquistosomiasis (ver Esquistosomiasis) es una infección frecuente y potencialmente grave causada por un parásito que vive en aguas corrientes de África, Sudeste Asiático, China y la parte oriental de Sudamérica. Puede reducirse el riesgo de esquistosomiasis utilizando zapatos y calcetines al caminar por zonas acuosas, y evitando las actividades de agua dulce en las zonas donde la esquistosomiasis es frecuente.

Piojos y sarna

Los piojos (ver Infestación por piojos) y la sarna (ver Sarna) son frecuentes en sitios hacinados, áreas subdesarrolladas y lugares donde las medidas de higiene son escasas. Pueden ser tratados con permetrina, malatión, o lociones de lindano. Sin embargo, estas lociones no deben ser utilizadas de forma preventiva.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Las enfermedades de transmisión sexual (infecciones), entre ellas el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH, ver Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)), la gonorrea (ver Gonorrea), la sífilis (ver Sífilis), la tricomoniasis (ver Tricomoniasis) y la hepatitis B (Home.heading on page Hepatitis vírica aguda), son más frecuentes en los países en vías de desarrollo. Todas pueden evitarse con la abstinencia o con el uso correcto y sistemático de preservativos de látex (ver Cómo usar el preservativo). Dado que el VIH y la hepatitis B también se transmiten a través de la sangre y de las agujas, una persona que haga viajes internacionales no debe aceptar nunca una transfusión sin asegurarse de que la sangre ha sido analizada para dicha infección. Del mismo modo, solo deben aceptarse inyecciones con agujas desechables de un solo uso.

Recursos en este artículo