Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

La recesión de las encías

Por James T. Ubertalli, DMD, Assistant Clinical Professor;Private Practice, Tufts University School of Dental Medicine;Hingham, MA

La recesión de las encías es la pérdida de tejido gingival en la base de una pieza dental con exposición de la superficie radicular.

La recesión suele producirse en respuesta a un cepillado demasiado agresivo, pero también puede ser el resultado de heridas o del envejecimiento natural del tejido delgado y delicado de las encías. La mayoría de las personas presentan una recesión leve.

La recesión puede hacer que las piezas dentales sean muy sensibles al frío, a los dulces o al tacto. En ocasiones se acompaña de pérdida ósea y provoca que las piezas dentales sean más vulnerables a la caries de la raíz.

Requiere tratamiento cuando las encías o las piezas dentales están sensibles o cuando la placa se acumula y resulta difícil de eliminar. Para las personas con recesión leve, los dentistas pueden aplicar una sustancia que hace que las encías sean menos sensibles, y recomendar el uso de una crema dental desensibilizante u otra pasta dental suave, que no contenga los potentes abrasivos presentes en las pastas de dientes habitualmente utilizadas para controlar el sarro o para blanquear los dientes. También se recomienda utilizar un cepillo de dientes de cerdas suaves y una técnica de cepillado especial que ayuda a limpiar los dientes en la línea de las encías. La técnica consiste en mover suavemente las cerdas del cepillo hacia atrás y hacia adelante en un ángulo de 45 grados respecto a los dientes. Estas medidas evitan que la recesión empeore, pero no la curan. Si la recesión es más grave, el tratamiento conlleva un procedimiento de injerto, mediante el cual se toma tejido blando del paladar, o de un donante, y posteriormente se sutura sobre la zona afectada.