Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Estomatitis aftosa recidivante

La estomatitis aftosa recidivante (aftas; úlceras aftosas) causa llagas pequeñas y dolorosas en el interior de la boca, que generalmente comienzan en la infancia y reaparecen con frecuencia.

  • Las lesiones bucales, el estrés y ciertos alimentos pueden desencadenar una crisis.

  • La persona afectada siente un dolor ardiente y, al cabo de aproximadamente un día, aparece una úlcera en el tejido blando de la boca.

  • Los médicos establecen el diagnóstico basándose en el dolor y en la aparición de las úlceras.

  • El tratamiento consiste en enjuagues bucales y, a veces, corticoesteroides.

La estomatitis aftosa recidivante (RAS, por sus siglas en inglés) es muy frecuente. Su causa es desconocida, pero suele afectar a varios miembros de una misma familia. Parece que existen muchos factores que predisponen a sufrir un episodio o bien lo desencadenan. Tales factores incluyen las lesiones en la boca, el estrés (por ejemplo, un estudiante universitario puede padecer de aftas durante la semana de exámenes finales) y determinados alimentos como el chocolate, el café, los cacahuetes o maní, los huevos, los cereales, las almendras, las fresas, el queso y los tomates. Las personas con sida a menudo presentan grandes úlceras aftosas que persisten durante semanas.

Las personas afectadas por estomatitis aftosa recidivante presentan aftas bucales de forma repetida. Algunas tienen solo una o dos aftas, unas cuantas veces al año. Otras sufren brotes continuados. Por causas desconocidas, las embarazadas, las mujeres que toman anticonceptivos orales y las personas que fuman o mascan tabaco son menos propensas a desarrollar aftas.

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas suelen comenzar con dolor o ardor, seguidos de una úlcera al cabo de 1 o 2 días. Nunca se producen ampollas. El dolor es intenso, mucho más de lo que se podría esperar de una lesión tan pequeña, y dura de 4 a 7 días. Las úlceras casi siempre se forman en los tejidos blandos y flácidos, tales como el interior de los labios y las mejillas, la lengua, el suelo de la boca, el paladar blando o la garganta. Las úlceras aparecen como manchas de poca profundidad, redondas u ovaladas, de color amarillo grisáceo en el centro, con bordes rojos. La mayoría de las úlceras son pequeñas, de menos de 13 mm de diámetro, y a menudo aparecen en grupos de dos o tres. Por lo general desaparecen por sí solas en un plazo de 10 días y no dejan cicatrices. Las úlceras grandes son menos frecuentes: presentan una forma irregular, pueden tardar varias semanas en sanar y con frecuencia dejan cicatrices.

Las personas con un brote grave también pueden tener fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello y sensación de abatimiento.

El médico o el dentista identifican la estomatitis aftosa recidivante por su apariencia y el dolor que causa.

Tratamiento

El tratamiento consiste en aliviar el dolor con las mismas medidas generales utilizadas para otras llagas en la boca. Además, el médico suele recomendar enjuagues de clorhexidina. Si aparecen muchas úlceras, a veces los médicos también recomiendan realizar enjuagues con corticoesteroides, como dexametasona. Si hay menos úlceras, los médicos recomiendan otros corticoesteroides, como fluocinonida o clobetasol, aplicados como ungüento o mezclados con una crema protectora de carboximetilcelulosa. Las personas que han sufrido repetidos brotes de aftas pueden comenzar a usar el enjuague bucal tan pronto noten que la lesión comienza. Si los corticoesteroides que se aplican directamente en las zonas afectadas no son eficaces, pueden tomarse comprimidos de prednisona por vía oral. Sin embargo, antes de prescribir un corticosteroide, el médico debe asegurarse de que la persona no sufre infección por herpes simple oral, que podría ser extendida por los corticoesteroides. Tanto los enjuagues de corticoesteroides como los comprimidos se absorben más en el organismo que los corticoesteroides en forma de gel, por lo que los efectos secundarios pueden ser motivo de preocupación (ver Corticoesteroides Uso y efectos secundarios). A veces se necesitan inmunosupresores más fuertes.