Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Maloclusión

(Dientes desalineados)

Por David F. Murchison, DDS, MMS

La maloclusión se refiere a una alineación anormal de los dientes y a la forma como encajan las piezas superiores e inferiores. Normalmente los dientes superiores se superponen ligeramente sobre los inferiores. Esta superposición permite que las proyecciones (cúspides) de cada diente encajen en las depresiones correspondientes del diente opuesto. La alineación correcta hace que la masticación sea más eficaz y también distribuye las fuerzas de masticación por igual. En condiciones normales la masticación ejerce sobre los molares una fuerza de más de 68 kg. Si esta fuerza se distribuye de manera desigual, los dientes se pueden desgastar de manera anormal, se pueden producir fracturas de la corona y se pueden aflojar con el tiempo.

Causas

Hay varias causas que ocasionan que los dientes estén mal alineados:

  • Desajuste de tamaño entre la mandíbula y los dientes

  • Hábito de chuparse el dedo y/o sacar la lengua

  • Pérdida de piezas

  • Algunos defectos congénitos de la mandíbula

La causa más común de los dientes mal alineados ocurre cuando la mandíbula es demasiado pequeña comparada con el tamaño de los dientes. Un ligero desajuste en tamaño ocasiona que los dientes estén demasiado apilados y por lo tanto se produzca una mala alineación.

Las personas que habitualmente se chupan el pulgar o empujan la lengua contra los dientes frontales pueden causar que los dientes superiores sobresalgan.

La pérdida de un diente permanente crea un vacío de manera que los dientes adyacentes pueden deslizarse hacia él causando una mala alineación, a menos que un dentista coloque un puente, un implante o una prótesis parcial que rellene el hueco. Normalmente, los dientes de leche perdidos son reemplazados rápidamente por los dientes permanentes. Sin embargo, si los niños pierden un diente de leche antes de tiempo (por ejemplo, debido a una lesión), los dientes adyacentes pueden migrar de manera similar, causando desalineación.

Los defectos congénitos de la mandíbula y las fracturas de mandíbula suelen causar desalineación.

Tratamiento

  • Aparatos correctores y férulas de retención

  • A veces, extracción de piezas dentales

  • A veces, intervención quirúrgica

En la mayoría de los casos, el motivo principal para corregir la desalineación es mejorar la apariencia. Sin embargo, puede ser necesario el tratamiento de la desalineación grave para evitar lesiones en los dientes y mejorar el habla y la masticación.

La corrección de la desalineación requiere aparatos correctores para los dientes. Para ello, el dentista adhiere unos brackets a cada diente. Los brackets están conectados entre sí por medio de alambres y bandas elásticas que ejercen una fuerza que tracciona de forma lenta y gradual los dientes para conseguir una alineación apropiada. Al tirar lentamente, el hueso subyacente de la cavidad del diente se remodela, lo que resulta en una modificación permanente de los dientes. A veces es necesario extraer primero alguna pieza dental para dejar espacio para la realineación. Después de que los dientes están bien alineados, se retira el aparato corrector y el paciente comienza a utilizar una férula de plástico y alambre para mantener la posición de los dientes. Inicialmente el aparato corrector se usa 24 horas al día, para continuar utilizándolo únicamente por la noche durante 2 o 3 años.

A veces, los defectos congénitos de la mandíbula y las fracturas de mandíbula consolidadas en mala posición deben corregirse con cirugía.