Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Luxación de la mandíbula

Por David F. Murchison, DDS, MMS, Clinical Professor, Department of Biological Sciences;Clinical Professor, The University of Texas at Dallas;Texas A & M University Baylor College of Dentistry

La dislocación de mandíbula (luxación) suele ser muy dolorosa; no puede cerrarse la boca y la mandíbula suele desviarse hacia un lado. Las causas más frecuentes de luxación mandibular son las siguientes:

  • Abrir la boca excesivamente (por ejemplo, al bostezar, al morder un bocadillo grueso, al vomitar o durante un procedimiento odontológico)

  • Una lesión

La luxación es más probable en personas que hayan sufrido otras luxaciones con anterioridad o que sufran laxitud mandibular (hipermovilidad), que puede ser consecuencia de trastornos temporomandibulares (ver Trastornos temporomandibulares).

El médico o el dentista devuelve la mandíbula a su sitio haciéndola encajar manualmente (reducción manual).

Colocación de la mandíbula en su sitio después de una luxación

El médico o el dentista se envuelve los pulgares con una gasa y los coloca en el interior de la boca, sobre los molares inferiores. Los otros dedos se sitúan alrededor de la mandíbula inferior. A continuación, ejerce presión hacia abajo sobre los molares al tiempo que empuja la barbilla hacia arriba hasta que la mandíbula queda encajada nuevamente en su posición normal.

Una vez que la mandíbula vuelve a estar en su lugar, a veces los médicos aplican un vendaje Barton (ver figura Vendaje de Barton) para limitar el movimiento de la mandíbula y prevenir otra luxación mientras la articulación de la mandíbula se desinflama. Además, se recomienda al paciente que evite abrir mucho la boca por lo menos durante 6 semanas; al anticipar un bostezo, debe colocarse un puño debajo de la barbilla para evitar abrir completamente la boca, y debe cortarse la comida en pedazos pequeños. En personas que hayan sufrido más de una luxación, puede ser necesaria la cirugía para reducir el riesgo de nuevas dislocaciones. Por ejemplo, se pueden acortar los ligamentos que conectan la mandíbula al cráneo (en la articulación temporomandibular, ver Trastornos temporomandibulares), lo cual tensará la articulación.

Vendaje de Barton

El vendaje de Barton se utiliza para estabilizar la mandíbula de forma temporal después de una fractura o de una luxación.

Recursos en este artículo