Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Rosácea

Por Karen McKoy, MD, MPH, Assistant Clinical Professor, Dermatology;Senior Staff, Harvard Medical School;Lahey Clinic Dermatology

La rosácea (acné rosácea) es un trastorno cutáneo persistente que causa enrojecimiento, granitos y vasos sanguíneos perceptibles, generalmente en la zona central de la cara.

  • Se desconoce su causa.

  • Los síntomas característicos son enrojecimiento, pequeños vasos sanguíneos visibles y a veces granitos en las mejillas y la nariz.

  • El diagnóstico se realiza por el aspecto típico de la erupción y la edad del afectado al aparecer los primeros síntomas.

  • Para evitar el empeoramiento de la rosácea se recomienda prescindir de ciertas comidas, alcohol y cafeína, y evitar la exposición a la luz solar, las temperaturas extremas, el viento y los cosméticos.

  • El tratamiento incluye antibióticos tópicos o, en algunas personas, por vía oral.

Se desconoce la causa de la rosácea.

Por lo general, la rosácea afecta a personas de entre 30 y 50 años de edad. El trastorno es más frecuente en las de ascendencia irlandesa o del norte de Europa con la piel clara, pero también afecta, y probablemente se reconoce menos, a los de piel más oscura. Aunque es fácil reconocer la rosácea, debe distinguirse del acné y de otros trastornos cutáneos con los que guarda mucho parecido. A menudo se denomina el acné de los adultos.

Síntomas

La rosácea afecta solo al rostro y el cuero cabelludo. La piel de las mejillas y la nariz se vuelve roja y pruriginosa. El aspecto de la piel es rojo e inflamado, con pequeños vasos sanguíneos visibles justo debajo de la superficie. A menudo aparecen granos pequeños, a veces con algo de pus (denominados pústulas). En ocasiones la piel alrededor de la nariz se vuelve gruesa y aparece roja y bulbosa (rinofima).

La rosácea que afecta a los ojos (rosácea ocular) a menudo acompaña a la que afecta al rostro. Los síntomas incluyen inflamación de los párpados, la conjuntiva, el iris, la esclerótica, la córnea o una combinación de ellos, que causa prurito, sensación de tener algo en el ojo (sensación de cuerpo extraño), enrojecimiento e hinchazón de los ojos.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza por el aspecto típico de la erupción. No existen pruebas específicas. La edad cuando aparecen los primeros síntomas y la falta de puntos negros y blancos ayudan a distinguir la rosácea del acné.

Tratamiento

Los afectados por rosácea deben evitar los alimentos que causan dilatación de los vasos sanguíneos de la piel (rubor), por ejemplo los muy picantes, el alcohol, el café y otras bebidas que contengan cafeína. Otros desencadenantes pueden ser la luz solar, el estrés emocional, el clima frío o cálido, el ejercicio, el viento, los cosméticos y los baños y las bebidas calientes.

Los antibióticos tópicos, como el metronidazol, el peróxido de benzoilo, la clindamicina y la eritromicina, pueden ser eficaces. La crema de ácido azelaico también puede ser eficaz.

Se administran determinados antibióticos por vía oral a las personas que tienen muchas pústulas o rosácea ocular. Por lo general se utiliza tetraciclina, doxiciclina, minociclina o eritromicina. Se ha demostrado la eficacia de isotretinoína por vía oral, pero no se utiliza debido a los posibles efectos secundarios graves, a menos que se demuestre la ineficacia de otros tratamientos. Los corticoesteroides que se aplican en la piel tienden a empeorar la rosácea. La rinofima grave es poco probable que se cure por completo solo con fármacos. Por lo tanto, puede ser necesaria la dermoabrasión, un procedimiento en el cual se frota la superficie de la piel con un instrumento de metal abrasivo para eliminar la capa superior, o la cirugía o el tratamiento con láser para eliminar el exceso de tejido (ver Uso de láser para tratar problemas cutáneos).

Recursos en este artículo