Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Descripción de marcas y protuberancias cutáneas, y de cambios de color

Por Robert J. MacNeal, MD, Maine Medical Center

Los médicos usan términos específicos para describir los diversos tipos de marcas y protuberancias que aparecen en la piel. Algunos trastornos e infecciones de la piel pueden causar cambios de color en la piel.

Tipos de marcas y protuberancias cutáneas

La atrofia es un adelgazamiento de la piel que en algunas ocasiones puede provocar una depresión de la misma, y a menudo presenta un aspecto seco y de "papel de fumar" arrugado.

Las bullas son manchas llenas de líquido más grandes que las vesículas, y tienen un diámetro superior a 10 milímetros (0,4 pulgadas).

Las costras (escaras) son sangre seca, pus o líquidos cutáneos en la superficie de la piel. Las costras aparecen cuando se lesiona la piel.

Los quistes son cavidades de pared delgada llenas de material líquido o semilíquido. A menudo se ven y se palpan como un bulto en la piel.

Las erosiones son áreas abiertas de la piel que aparecen como consecuencia de la pérdida parcial o total de las capas superiores (epidermis) de la piel. Las erosiones se producen cuando se daña la piel por infección, presión, irritación o temperatura. Suelen curarse sin dejar cicatriz.

Las excoriaciones son erosiones provocadas por raspaduras, fricción o picaduras en la piel. A menudo, las excoriaciones están cubiertas por una costra.

Lesión es un término general para denominar cualquier marca o protuberancia anómalas en la piel.

La liquenificación describe una piel gruesa y de textura correosa, con pliegues y arrugas acentuados con aspecto de surcos profundos. La liquenificación aparece por roce o fricción repetidos.

Las máculas son puntos planos y de color, de cualquier forma y con un diámetro inferior a 10 mm. Algunos ejemplos de máculas son las pecas, lunares planos, hemangiomas planos y diversas erupciones. Una placa es una mácula grande (mayor de 5 mm).

Los nódulos son áreas elevadas sólidas, por lo general redondas. Son más profundos y fáciles de detectar que las pápulas. A veces el nódulo parece formarse debajo de la superficie de la piel y presionar arriba.

Las pápulas son bultos sólidos protuberantes de diámetro inferior a 5 milímetros (0,2 pulgadas). Las verrugas, picaduras de insectos, el liquen plano y ciertos tipos de cáncer de piel pueden crecer como pápulas.

Las placas son áreas planas o elevadas, o bien grupos de pequeñas protuberancias (pápulas), por lo general con un diámetro superior a 10 mm.

Las pústulas son depósitos de líquido (vesículas), que contienen pus.

Las escamas son áreas de células epidérmicas muertas acumuladas que ofrecen una apariencia de parche escamoso y seco. Las escamas aparecen con la psoriasis, dermatitis seborreica y muchos otros trastornos.

Las cicatrices son áreas en las que se ha reemplazado la piel normal por tejido fibroso (que forma cicatriz). Las cicatrices aparecen tras una lesión sufrida por la dermis.

En las telangiectasias se detectan vasos sanguíneos dilatados cerca de la superficie de la piel con aspecto retorcido y que se blanquean (palidecen) bajo presión.

Las úlceras son similares a las erosiones, pero más profundas, y con penetración como mínimo en parte de la dermis. Las causas son las mismas que para las erosiones. Suelen aparecer cicatrices cuando se curan.

Las vesículas son depósitos pequeños llenos de líquido, con un diámetro de 10 mm o inferior. Las bullas son vesículas de diámetro superior a 10 milímetros. Algunos ejemplos de formación de vesículas y bullas incluyen herpes zóster (culebrilla), varicela, quemaduras, reacciones alérgicas e irritaciones.

Las ronchas (urticaria) son áreas blandas, esponjosas y protuberantes causadas por la inflamación de la piel. Los habones aparecen de forma bastante repentina y casi siempre desaparecen en un periodo de 24 horas. Las ronchas son reacciones alérgicas frecuentes a medicamentos, picaduras de insectos, o algo que toca la piel. Las ronchas producen prurito (picor) y enrojecimiento. La presencia de múltiples ronchas se denomina urticaria.

Cambios de color en la piel

La piel roja (eritema) puede ser resultado de muchos trastornos diferentes que causan inflamación o bien es resultado de una infección. Los tumores en la piel suelen ser de color rosa o rojo. Los trastornos que afectan los vasos sanguíneos cerca de la superficie de la piel, como las manchas en vino de Oporto (ver Manchas de vino de Oporto), pueden aparecer de color rojo.

La piel naranja suele ser el resultado de la hipercarotenemia. La hipercarotenemia es un trastorno que resulta del exceso de pigmento caroteno en la sangre. Las personas que comen una cantidad excesiva de alimentos ricos en betacarotenos, como las zanahorias, pueden desarrollar hipercarotenemia.

La piel amarilla puede ocurrir en personas con ictericia (ver Ictericia en adultos) o con seudoxantoma elástico (ver Seudoxantoma elástico). Se pueden desarrollar zonas amarillentas aisladas, como xantelasmas (ver Excrecencias en los párpados) y xantomas (pequeños depósitos amarillos de grasa en la piel o en los tendones).

Las uñas verdes (ver Síndrome de la uña verde) suelen estar causadas por la infección por la bacteria Pseudomonas aeruginosa.

La piel violeta puede estar causada por una hemorragia bajo la piel (hemorragia cutánea) o una vasculitis (ver Introducción a la vasculitis). Los sobrecrecimientos anómalos de vasos sanguíneos, como el sarcoma de Kaposi (ver Sarcoma de Kaposi) y los hemangiomas (ver Hemangiomas), pueden aparecer de color púrpura. La inflamación cutánea debida a la dermatomiositis puede causar un color púrpureo o liloso rojizo alrededor de los ojos y la cara (llamado eritema heliotrópico ver Dermatomiositis).

Los tonos azulados, plateados y grisáceos se pueden producir como consecuencia del depósito de fármacos o metales en la piel, como es el caso de la minociclina, la amiodarona y la plata (argiria). Cuando la irrigación está bloqueada o es insuficiente, la piel puede tener un color entre púrpura y gris. Algunas marcas de nacimiento y lunares (nevus) profundos hacen que la piel aparezca de color azul.

Las lesiones de piel negra pueden contener células especializadas que producen el pigmento marrón melanina (melanocitos). Entre estas lesiones se encuentran, por ejemplo, los lunares (nevus) y los melanomas (ver Melanoma). Las costras gruesas, negras y crujientes (llamadas escaras) están formadas por piel muerta y pueden estar causadas por la muerte del tejido (infarto).

Recursos en este artículo