Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Granulomas piógenos

Por Denise M. Aaron, MD, Assistant Professor of Surgery;Staff Physician, Dartmouth-Hitchcock Medical Center;Veterans Administration Medical Center, White River Junction

Los granulomas piógenos son bultos ligeramente protuberantes, carnosos, húmedos o costrosos de color rojo o marrón rojizo, causados por un crecimiento desmesurado de los capilares (los vasos sanguíneos más pequeños) y la inflamación del tejido circundante.

Este bulto crece rápidamente, a menudo tras una herida en la piel (herida que en ocasiones ni se nota). Por razones desconocidas, los granulomas piógenos pueden agrandarse durante el embarazo y aparecer incluso en las encías (tumores del embarazo).

Suelen medir entre 0,5 y 2 cm de diámetro y sobresalen de la superficie de la piel. No duelen, pero suelen sangrar fácilmente cuando se golpean o se raspan porque están formados por capilares casi en su totalidad.

Para diagnosticar los granulomas piógenos, el médico extrae una muestra del tejido y la envía al laboratorio (biopsia) para asegurarse que la protuberancia no es un cáncer de piel.

En ocasiones, los granulomas piógenos desaparecen por sí solos. Si persisten, por lo general, se extirpan quirúrgicamente con una aguja eléctrica (electrodesecación). Algunas veces los granulomas piógenos vuelven a crecer después del tratamiento.

Recursos en este artículo