Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dermatitis herpetiforme

Por Daniel M. Peraza, MD, The Geisel School of Medicine at Dartmouth

La dermatitis herpetiforme es una enfermedad autoinmunitaria que produce grupos de pequeñas ampollas intensamente pruriginosas e inflamaciones similares a ronchas en las personas con enfermedad celíaca (celiaquía).

  • En la dermatitis herpetiforme, el gluten del trigo, el centeno y los productos de la cebada hace que el sistema inmunitario ataque la piel.

  • Se caracteriza por pequeñas ampollas pruriginosas e hinchazones similares a ronchas en varias zonas del cuerpo.

  • La dermatitis herpetiforme se diagnostica examinando muestras de piel al microscopio.

  • Normalmente responde bien al tratamiento con dapsona o sulfapiridina, y una dieta sin gluten.

La dermatitis herpetiforme aparece a menudo en adultos jóvenes, pero puede ocurrir en niños y en ancianos. Es poco frecuente en las personas de ascendencias africana y asiática.

A pesar de su nombre, la dermatitis herpetiforme no tiene ninguna relación con el virus del herpes. El término herpetiforme se utiliza para describir la forma en que se agrupan las ampollas (parecida a una erupción causada por algunos virus herpes).

En los afectados por esta enfermedad, el gluten (las proteínas) de los productos con trigo, centeno o cebada activa el sistema inmunitario, que ataca a determinadas zonas de la piel y produce erupción y prurito. Las personas con dermatitis herpetiforme tienen enfermedad celíaca (ver Enfermedad celíaca), que es una enfermedad intestinal causada por la sensibilidad al gluten, pero es posible que no tengan síntomas de ella. También se desarrollan con más frecuencia otras enfermedades autoinmunitarias, como tiroiditis, lupus eritematoso sistémico, sarcoidosis y diabetes, y en algunas ocasionas linfoma intestinal.

Por lo general, se forman gradualmente ampollas pequeñas, sobre todo en los codos, las rodillas, las nalgas, la parte inferior de la espalda y la parte posterior de la cabeza, pero también pueden aparecer de repente. En ocasiones aparecen ampollas en la cara y el cuello. Pueden haber ampollas en la boca, pero por lo general no causan síntomas. El prurito y la sensación de quemazón suelen ser muy intensos. La erupción puede empeorar con yoduros y preparados con yodo (como productos con algas laminarias y algas marinas, y determinados jabones para la piel). También se sugiere evitar la sal yodada.

¿Sabías que...?

  • La dermatitis herpetiforme no está relacionada con el virus del herpes.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se establece por la biopsia cutánea, en la cual se observan tipos y patrones particulares de anticuerpos en las muestras de piel. Se evalúa la existencia de enfermedad celíaca en todos los casos de dermatitis herpetiforme.

Las ampollas no desaparecen sin tratamiento. Se indica una dieta sin gluten (que no contenga trigo, centeno ni cebada). El fármaco dapsona, tomado por vía oral, casi siempre proporciona alivio en 1 a 3 días, pero requiere frecuentes recuentos sanguíneos porque puede provocar anemia. También se administra sulfapiridina (o alternativamente sulfasalazina) por vía oral; se puede dar a los que no toleran la dapsona. Sin embargo, la sulfapiridina causa anemia y un número bajo de glóbulos blancos o leucocitos (lo que aumenta el riesgo de infección), y requiere frecuentes hemogramas. Se puede administrar heparina, sola o combinada con tetraciclina y nicotinamida, en caso de intolerancia a la dapsona, la sulfapiridina o la sulfasalazina.

Por lo general, una vez controlada la enfermedad con fármacos y habiendo seguido una dieta estricta sin gluten durante 6 meses o más, puede interrumpirse el tratamiento farmacológico. Sin embargo, algunas personas nunca pueden dejar de tomar los fármacos. En la mayoría, cualquier reexposición al gluten, aunque sea pequeña, desencadena otro brote. Una dieta libre de gluten mantenida de manera estricta durante 5 a 10 años reduce el riesgo de linfoma intestinal.

Recursos en este artículo