Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Eritema nudoso

Por Peter C. Schalock, MD, Instructor in Dermatology;Assistant in Dermatology, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital

El eritema nudoso es una forma de paniculitis (inflamación de la capa de grasa situada debajo de la piel) que produce bultos (nódulos) sensibles al tacto, de color rojo o violeta, bajo la piel; suelen aparecer en las espinillas, pero algunas veces también aparecen en los brazos y otras áreas.

  • Generalmente, el eritema nudoso se debe a una reacción a un fármaco, a una infección (bacteriana, fúngica o vírica) o a otro trastorno como la enfermedad inflamatoria intestinal.

  • Los síntomas habituales son fiebre, dolor articular, y los característicos bultos rojos dolorosos y hematomas en las espinillas.

  • El diagnóstico se realiza en función de los síntomas y puede confirmarse con los resultados de una radiografía de tórax, análisis de sangre y una biopsia.

  • La persona en cuestión deja de tomar el fármaco que podría estar causando los síntomas; los trastornos o infecciones subyacentes se tratan con antibióticos y el dolor se alivia con reposo en cama, antiinflamatorios no esteroideos, y a veces, un corticoesteroide.

Las personas de entre 20 y 40 años, especialmente las mujeres, son más propensas a la enfermedad.

Muy a menudo, el eritema nudoso es un síntoma de alguna otra enfermedad o una reacción a un fármaco, pero en un tercio de los casos la causa es de origen desconocido.

Las causas más frecuentes son:

Otras causas posibles incluyen ciertas infecciones no estreptocócicas, diversos medicamentos (como las sulfamidas y los anticonceptivos orales), el embarazo, la tuberculosis, la la enfermedad de Behçet y varios tipos de cáncer.

Síntomas

Por lo general, los nódulos del eritema nudoso son sensibles al tacto y aparecen en las espinillas y se asemejan a bultos elevados y moratones que gradualmente cambian de un color rosado a rojo o violeta, y posteriormente a pardo azulado. Es frecuente que se sienta dolor en las articulaciones y se tenga fiebre.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • En ocasiones, biopsia

Los nódulos dolorosos suelen ser la clave para establecer el diagnóstico.

A veces se extrae un nódulo y se analiza con un microscopio (biopsia) para confirmar el diagnóstico.

Se realizan otras pruebas para buscar posibles causas; dichas pruebas pueden incluir una radiografía de tórax, análisis de sangre y pruebas cutáneas para la tuberculosis.

Tratamiento

  • Elevación de las piernas y compresas frías

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) contra el dolor

  • Tratamiento de los trastorno subyacentes

El eritema nudoso casi siempre se cura por sí solo, y los nódulos pueden desaparecer en un plazo de entre 3 y 6 semanas sin tratamiento. El reposo en cama, las compresas frías, la elevación de las piernas y los fármacos antiinflamatorios no esteroideos contribuyen a aliviar el dolor causado por los nódulos. Pueden administrarse comprimidos de yoduro de potasio para reducir la inflamación.

Los corticosteroides orales son eficaces, pero solo se administran como último recurso, ya que pueden empeorar una infección subyacente, incluso si no se ha identificado ninguna.

Se suspende el tratamiento con los fármacos que puedan provocar el eritema nudoso, y se tratan las infecciones o trastornos subyacentes. Si la causa de la enfermedad es una infección por estreptococos, se tiene que tomar antibióticos, como penicilina o cefalosporina.

Recursos en este artículo