Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Eritema polimorfo o multiforme

Por Peter C. Schalock, MD, Instructor in Dermatology;Assistant in Dermatology, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital

El eritema polimorfo es una enfermedad cutánea inflamatoria caracterizada por la presencia de lesiones rojas y abultadas en la piel, que suelen tener el aspecto de dianas y, por lo general, se encuentran distribuidas simétricamente por todo el cuerpo.

  • El eritema multiforme suele estar causado por una reacción a una infección, por lo general por el virus del herpes simple.

  • Los síntomas habituales son placas rojizas con el centro gris violáceo (lesiones diana), que aparecen de repente en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, en los brazos, las piernas y la cara; posteriormente pueden diseminarse al resto del cuerpo.

  • En muchas personas aparecen llagas bucales.

  • El diagnóstico se realiza mediante un reconocimiento médico de las lesiones diana.

  • Este trastorno se cura sin tratamiento, pero los síntomas pueden tratarse con corticoesteroides o lidocaína aplicados a la piel.

  • Si una persona sufre ataques frecuentes y el médico piensa que la causa es el virus del herpes, un medicamento antiviral puede ayudar a prevenir las recurrencias.

Muchos de los casos se deben a una reacción a una infección por el virus del herpes simple, y en ocasiones a infecciones con otros virus (en especial el de la hepatitis C) o bacterias. Algunas personas con eritema multiforme desarrollan herpes labial varios días antes de sufrir un ataque de eritema multiforme.

Con menor frecuencia, los casos están causados por otras infecciones (como micoplasmas), fármacos, vacunas y ciertas enfermedades no infecciosas que afectan al sistema inmunológico, tales como el lupus eritematoso sistémico.

No se sabe con exactitud cómo se desarrolla el eritema multiforme, pero se sospecha de la presencia de algún tipo de reacción inmunitaria. Algunos casos de eritema multiforme no presentan una causa clara.

Los brotes de eritema polimorfo pueden durar de 2 a 4 semanas. Algunas personas experimentan una sola crisis, pero otras sufren múltiples recidivas. Las recidivas son comunes, especialmente cuando la causa es el virus del herpes simple. Por lo general, la frecuencia de las repeticiones disminuye con el tiempo.

Síntomas

Por lo general, el eritema polimorfo aparece de repente, con bultos enrojecidos a modo de erupción en los brazos, las piernas y la cara, que posteriormente aumentan de tamaño y se convierten en círculos. Con frecuencia la erupción también está presente en las palmas de las manos y en las plantas de los pies. Las áreas rojas se distribuyen por igual en ambos lados del cuerpo. Suelen aparecer anillos pálidos en el interior de las placas, con centros de color púrpura (lo que se conoce como lesiones "diana" o "iris") y pequeñas ampollas. Es posible que las zonas enrojecidas no causen síntomas, aunque a veces producen prurito o una leve quemazón. A menudo, se forman ampollas o llagas dolorosas en los labios y en el revestimiento de la boca, y en contadas ocasiones en los ojos.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

El eritema multiforme se diagnostica por su aspecto característico. No obstante, el síndrome de Stevens-Johnson puede presentar a primera vista un aspecto muy similar al eritema multiforme y por ese motivo se observa cuidadosamente hasta tener claro el diagnóstico.

Tratamiento

  • En algunos casos, medidas para aliviar el prurito

  • Anestésicos para las ampollas en la boca

  • A veces, medicamentos antivirales (antivíricos)

El eritema polimorfo se cura por sí solo, por lo que el tratamiento no suele ser necesario. Sin embargo, el tratamiento de cualquier infección subyacente es útil. Si el prurito resulta molesto, los habituales tratamientos contra el prurito, tales como anestésicos y corticoides aplicados a la piel, pueden ser útiles.

Si las ampollas dolorosas en la boca dificultan la alimentación, se aplica un anestésico tópico (un anestésico aplicado en la piel), como la lidocaína. Si la persona sigue teniendo dificultades para comer o beber, se alimenta y se administran líquidos por vía intravenosa.

Las recaídas frecuentes, en especial cuando se sospecha que el virus del herpes puede ser la causa, pueden mejorarse con la administración de un fármaco antivírico (como aciclovir, famciclovir o valaciclovir) administrado en cuanto aparece la primera señal de un brote.

Recursos en este artículo