Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Erupciones causadas por fármacos

Por Peter C. Schalock, MD, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital

Las erupciones causadas por fármacos son un efecto secundario de un medicamento que se manifiesta como una reacción de la piel.

  • Con frecuencia, las erupciones causadas por fármacos se deben a una reacción alérgica a un fármaco.

  • Los síntomas habituales son enrojecimiento leve, exfoliación, urticaria, además de congestión nasal y ojos llorosos.

  • En caso de erupción hay que suspender la toma de todos los medicamentos hasta averiguar cuál es el causante de la erupción.

  • La mayoría de las erupciones causadas por fármacos desaparecen con la suspensión de la toma del fármaco; sin embargo, las reacciones graves requieren la administración de inyecciones de epinefrina (preparación farmacéutica de adrenalina), difenhidramina y un corticoesteroide.

La mayoría de las erupciones causadas por fármacos se deben a una reacción alérgica a estos (ver Alergias a medicamentos). Para que aparezca una erupción de esta índole no es necesario que el fármaco haya sido aplicado directamente sobre la piel. En ocasiones, una sola exposición a un fármaco es suficiente para sensibilizar al afectado; y otras veces la sensibilización solo se produce después de muchas exposiciones a una sustancia. La exposición posterior al fármaco puede desencadenar la reacción alérgica en forma de erupción.

Algunas veces la erupción aparece directamente sin que medie una reacción alérgica. Por ejemplo, los corticoesteroides y el litio producen una erupción que se parece al acné, mientras que los anticoagulantes (diluyentes sanguíneos) pueden causar hematomas cuando la sangre se escapa bajo la piel. Otras erupciones importantes no alérgicas debidas a la utilización de fármacos son las producidas por el síndrome de Stevens-Johnson, la necrólisis epidérmica tóxica y el eritema nudoso.

Determinados medicamentos hacen que la piel se vuelva particularmente sensible a los efectos de la luz solar (hiperfotosensibilidad). Entre ellos figuran ciertos fármacos antipsicóticos, tetraciclinas, sulfamidas, clorotiazida y algunos edulcorantes sintéticos. La erupción cutánea no aparece cuando se toma el fármaco, pero una exposición posterior al Sol puede producir el enrojecimiento de una zona de la piel, que algunas veces causa picor, o bien hacer que adopte una tonalidad azul grisácea.

Síntomas

La gravedad de las erupciones provocadas por fármacos varía desde un leve enrojecimiento con pequeños granos limitados a una pequeña zona hasta el desprendimiento total de la piel. Las erupciones pueden aparecer de repente, en minutos, después de la toma de un fármaco, o bien demorarse durante horas o días. Los afectados por erupción alérgica tienen a menudo otros síntomas alérgicos, como rinitis, ojos llorosos, sibilancias, y hasta un síncope originado por una presión arterial peligrosamente baja. Las ronchas (urticaria) son muy pruriginosas (ver Angioedema), mientras que otras erupciones producidas por fármacos producen picor escaso o inexistente.

Diagnóstico y tratamiento

Suele ser difícil averiguar si la causa de una erupción es un fármaco porque puede surgir por una cantidad mínima de fármaco, aparecer mucho tiempo después de haberlo tomado, e incluso puede persistir durante semanas o meses después de haber suspendido la toma. Todos los fármacos pueden causar erupción, incluso los de venta libre, así como las gotas para los ojos, gotas nasales y supositorios. A veces, el único modo de determinar a qué fármaco se debe la erupción es suspender la toma de todos, salvo los vitales. En la medida de lo posible se sustituyen los fármacos por otros de distinta composición química. Si no existen estos sustitutos, se empiezan a tomar los fármacos de nuevo, uno por uno, para averiguar cuál es el que causa la reacción. Sin embargo, este método puede ser peligroso si se ha tenido una reacción alérgica grave al fármaco. Las pruebas cutáneas no son eficaces, excepto cuando el fármaco al que se atribuye la reacción es la penicilina.

La mayoría de las reacciones de los fármacos desaparecen cuando se suspende la toma del causante. En caso de ser necesario, se administran los tratamientos habituales para aliviar el prurito (ver Prurito : Tratamiento). Las erupciones alérgicas graves, sobre todo las que van acompañadas de síntomas significativos como sibilancias o ahogo, se tratan con inyecciones de norepinefrina, difenhidramina y un corticoesteroide.