Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastorno por estrés agudo (ASD, por sus siglas en inglés)

Por John H. Greist, MD, Clinical Professor of Psychiatry;Distinguished Senior Scientist, University of Wisconsin School of Medicine and Public Health;Madison Institute of Medicine

El trastorno por estrés agudo está caracterizado por la existencia de recuerdos intrusivos durante un corto periodo de tiempo posterior a un acontecimiento traumático o abrumador. Es similar al trastorno por estrés postraumático, con la única diferencia de que el trastorno por estrés agudo se inicia en las 4 semanas posteriores al evento traumático y dura entre 3 días y un máximo de 1 mes.

Las personas que presentan trastorno por estrés agudo han estado expuestas a un suceso aterrador, que pueden experimentar directa o indirectamente. Por ejemplo, la exposición directa puede implicar sufrir lesiones graves o enfrentarse a un peligro de muerte. La exposición indirecta puede implicar ser testigo de los acontecimientos que suceden a otras personas o bien enterarse de acontecimientos que han sucedido a familiares o amigos cercanos. Las personas afectadas reviven mentalmente el acontecimiento traumático, evitan todo aquello que les haga recordarlo y experimentan un aumento de la ansiedad.

Las personas con este trastorno pueden presentar síntomas disociativos. Por ejemplo, pueden sentirse emocionalmente insensibles o desconectadas de sí mismas. Pueden tener incluso la sensación de que no son reales.

Se desconoce el número de personas con trastorno por estrés agudo. La probabilidad de desarrollar un trastorno por estrés agudo es tanto mayor cuanto más grave es el suceso traumático.

Diagnóstico

  • Evaluación de un médico, en base a criterios específicos

El trastorno por estrés agudo se diagnostica cuando la persona afectada ha estado expuesta directa o indirectamente a un evento traumático y ha presentado por lo menos 9 de los siguientes síntomas durante un período de 3 días a 1 mes:

  • Recuerdos angustiantes recurrentes, incontrolables e intrusivos del acontecimiento al que ha estado expuesta

  • Sueños angustiosos recurrentes del acontecimiento

  • Sensación de revivir el acontecimiento traumático, por ejemplo en forma de flashbacks

  • Angustia psicológica o física intensa cuando recuerda el evento (por ejemplo, en el aniversario de cuando tuvo lugar, o al escuchar sonidos similares a los que oyó durante el acontecimiento)

  • Incapacidad persistente para experimentar emociones positivas (como felicidad, satisfacción o amor)

  • Alteración del sentido de la realidad (por ejemplo, sensación de aturdimiento o de que el tiempo se ha hecho más lento)

  • Incapacidad para recordar una parte importante del acontecimiento traumático

  • Esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiantes asociados con el evento

  • Esfuerzos para evitar recordatorios externos (personas, lugares, conversaciones, actividades, objetos y situaciones) asociados con el evento

  • Alteraciones del sueño

  • Irritabilidad o estallidos de ira

  • Excesiva atención a la posibilidad de peligro (hipervigilancia)

  • Dificultad para concentrarse

  • Respuesta exagerada a los ruidos fuertes, los movimientos bruscos, u otros estímulos (respuesta de sobresalto)

Además, los síntomas deben causar un grado significativo de angustia o deteriorar notablemente el funcionamiento de la persona afectada.

Los médicos también deben comprobar que los síntomas no sean consecuencia del uso de un fármaco o de otro trastorno.

Tratamiento

  • Medidas de apoyo

Una parte importante de las personas que padecen trastorno por estrés agudo se recuperan cuando se les aparta de la situación traumática y se les da apoyo adecuado en forma de comprensión, empatía con su sentimiento de malestar y la oportunidad de describir lo ocurrido así como su reacción personal. Para algunas personas es útil poder describir su experiencia en varias ocasiones.

A veces se administran temporalmente medicamentos para ayudar a las personas a dormir, pero por lo general no se administran otros fármacos (como antidepresivos).