Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Exhibicionismo

(Trastorno exhibicionista)

Por George R. Brown, MD, Mountain home VAMC, Johnson City, TN;East Tennessee State University

El exhibicionismo consiste en la exposición de los genitales para excitarse sexualmente o en la existencia de un fuerte deseo de ser observado por otras personas durante la actividad sexual. El trastorno exhibicionista consiste en responder a los impulsos y fantasías exhibicionistas o estar angustiado o ser incapaz de funcionar normalmente a causa de esos impulsos y fantasías.

El exhibicionismo es una forma de parafilia.

Los exhibicionistas (por lo general de sexo masculino), exponen sus genitales a personas desconocidas y que están desprevenidas, obteniendo así excitación sexual. Pueden ser conscientes de su necesidad de sorprender, impactar o impresionar al observador. La víctima es casi siempre una mujer o un niño de uno u otro sexo. Casi nunca existe un intento posterior de mantener una actividad sexual con la persona extraña por parte del exhibicionista, de modo que raramente cometen violaciones.

El exhibicionismo suele empezar en la adolescencia. La mayoría de los exhibicionistas están casados, pero su matrimonio suele ser conflictivo.

Aproximadamente el 30% de los delincuentes sexuales masculinos detenidos son exhibicionistas. Tienden a perpetuar en el tiempo este tipo de conducta. Entre el 20 y el 50% son detenidos más de una vez.

La exposición de los genitales a desconocidos desprevenidos con el objeto de excitarse sexualmente es poco frecuente en las mujeres. Ellas cuentan con otros medios para exponerse, como vestir prendas provocativas (que se aceptan cada vez más como algo normal) mientras aparecen en diversos medios de comunicación y de entretenimiento. La participación en estos eventos, por sí sola, no tiene por qué constituir un trastorno de salud mental.

Para algunas personas, el exhibicionismo se expresa como un intenso deseo de que otras personas contemplen su actividad sexual. Estas personas desean ser vistas por gente que consienta en ello, más que exhibirse por sorpresa. Las personas que tienen esta forma de exhibicionismo pueden participar en películas pornográficas o en espectáculos para adultos. Este deseo casi nunca les origina malestar y por ello es menos probable que sufran un trastorno mental.

La mayoría de las personas con tendencias exhibicionistas no sufren un trastorno.

Tratamiento

  • Psicoterapia, grupos de apoyo y ciertos antidepresivos

  • A veces otros fármacos

El tratamiento generalmente se inicia después de que el exhibicionista ha sido detenido. Incluye el empleo de psicoterapia, grupos de apoyo y fármacos antidepresivos, los denominados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Si estos fármacos son ineficaces, se pueden emplear otros, que alteran el impulso sexual y reducen los niveles de testosterona. Estos fármacos incluyen leuprorelina y acetato de medroxiprogesterona. Las personas deben dar su consentimiento informado para el uso de estos fármacos, y los médicos les realizan de manera periódica análisis de sangre para vigilar los efectos que tienen sobre la función hepática, así como otros análisis (incluyendo análisis de la densidad ósea y análisis de sangre para medir los niveles de testosterona).