Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastorno por conductas repetitivas centradas en el cuerpo

Por Katharine A. Phillips, MD, Professor of Psychiatry and Human Behavior;, Warren Alpert Medical School of Brown University;Private Practice of Psychiatry

En el trastorno por conductas repetitivas centradas en el cuerpo, la persona se involucra en repetidas ocasiones en actividades como morderse las uñas, morderse los labios o morderse las mejillas e intenta repetidamente dejar de hacerlo.

El trastorno por conductas repetitivas centradas en el cuerpo es uno de los trastornos obsesivo-compulsivos y trastornos afines (ver Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)). Las personas con este trastorno se pellizcan, tiran o se arrancan de forma compulsiva una o más partes de su cuerpo. Se pueden morder las uñas, las mejillas o los labios o pellizcarse las uñas.

Algunas personas afectadas hacen estas actividades un tanto de forma automática, sin pensar en ello. Otras son más conscientes de esta actividad.

La persona no lo hace porque esté obsesionada o preocupada por su apariencia. Sin embargo, puede sentirse tensa o ansiosa justo antes de hacerlo y el hecho de hacerlo puede aliviar esa sensación. Después, a menudo se siente satisfecha. Los afectados también pueden sentirse afligidos por su pérdida de control y en repetidas ocasiones tratan de detener la actividad.

Si la persona se muerde o se pellizca las uñas mucho, estas pueden acabar deformándose. Se pueden desarrollar muescas y rugosidades en las uñas o bien se puede acumular sangre debajo de la uña, produciendo una mancha de color púrpura oscuro.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas:

  • Pellizcar o manipular de algún modo una parte del cuerpo, a veces con el resultado de una lesión

  • Intentar una y otra vez detener la actividad

  • La persona afectada se siente muy angustiada o menos capaz de funcionar normalmente a causa de la actividad

Tratamiento

El tratamiento puede incluir fármacos, como antidepresivos, y terapia cognitivo-conductual.

La terapia cognitivo-conductual enfocada específicamente a este trastorno también puede reducir los síntomas. Un ejemplo es la terapia de inversión del hábito. En esta terapia se enseña a las personas afectadas a ser más conscientes de lo que están haciendo y a identificar las situaciones que desencadenan la actividad. También se les enseña estrategias para ayudarles a dejar de realizar la actividad, por ejemplo sustituyéndola por una actividad diferente.