Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Definición de los trastornos de la conducta alimentaria

Por Evelyn Attia, MD, Professor of Clinical Psychiatry;Professor of Psychiatry, New York Presbyterian Hospital, Weill Cornell Medical College;New York State Psychiatric Institute, Columbia University Medical Center ; B. Timothy Walsh, MD, Ruane Professor of Psychiatry;Director, Division of Clinical Therapeutics, College of Physicians and Surgeons, Columbia University;New York State Psychiatric Institute

Los trastornos de la conducta alimentaria comportan una alteración en la alimentación o en el comportamiento relacionado con la alimentación y por lo general consisten en:

  • Cambios en lo que come o en la cantidad que come la persona

  • Medidas que toma la persona afectada para evitar la absorción de los alimentos (por ejemplo, forzando el vómito o tomando un laxante)

Para que una conducta alimentaria inusual se considere un trastorno, el comportamiento debe prolongarse durante un período de tiempo y causar un daño significativo a la salud y/o la capacidad física de la persona para funcionar con normalidad en la escuela o en el trabajo, así como afectar negativamente a las interacciones de la persona que la padece con las demás personas.

Los trastornos alimentarios incluyen:

  • Anorexia nerviosa

  • Trastorno por evitación/restricción de la ingesta de alimentos

  • Trastorno por atracón

  • Bulimia nerviosa

  • Pica

  • Trastorno de rumiación

La anorexia nerviosa se caracteriza por un temor irreal a ganar peso (ver Anorexia nerviosa). Las personas que sufren este trastorno se privan de alimento hasta el punto de poner en peligro su salud. Aunque el término anorexia significa ausencia de apetito, es posible que las personas con anorexia nerviosa no pierdan el apetito.

El trastorno por evitación/restricción de la ingesta de alimentos se caracteriza por ingerir muy poca comida y/o evitar comer ciertos alimentos sin la preocupación por la forma del cuerpo o el peso que es típica en las personas con anorexia o bulimia nerviosa (ver Trastorno por evitación/restricción de la ingesta de alimentos).

El trastorno por atracón se caracteriza por la ingestión en un periodo breve de tiempo de una cantidad de comida muy superior a la que la mayoría de las personas podría consumir en un mismo tiempo y bajo similares circunstancias (ver Trastorno por atracón). La persona siente una pérdida de control durante los atracones y después de estos.

La bulimia nerviosa se caracteriza por la existencia de episodios repetidos de ingestión de grandes cantidades de comida de forma rápida, seguidos de intentos de compensar el exceso de alimento ingerido (por ejemplo, mediante purgas, ver Bulimia nerviosa).

Las purgas consisten en métodos como la provocación del vómito o el uso inadecuado de laxantes o enemas.

La pica consiste en comer cosas que no son alimentos (ver Pica).

La rumiación es la regurgitación de los alimentos después de comer (ver Trastorno por rumiación). La regurgitación, a diferencia del vómito, puede ser voluntaria.

Los trastornos de la conducta alimentaria se presentan con más frecuencia en la población de sexo femenino, especialmente en mujeres jóvenes.