Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a la transfusión de sangre

Por Ravindra Sarode, MD, Professor of Pathology and Director, Transfusion Medicine and Hemostasis Laboratory, The University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas

Una transfusión de sangre es la transferencia de sangre o de un componente de esta de una persona (donante) a otra (receptor).

En Estados Unidos, cada año se llevan a cabo alrededor de 30 millones de transfusiones de sangre. Se efectúan para aumentar la capacidad de la sangre para transportar oxígeno, restaurar el volumen de sangre del cuerpo y corregir problemas de la coagulación. Los receptores típicos son personas con heridas, intervenidas quirúrgicamente o que reciben tratamiento para el cáncer (por ejemplo, para la leucemia) u otras enfermedades (trastornos de la sangre tales como anemia drepanocítica y talasemia).

La extracción, el almacenamiento y el transporte de la sangre y sus componentes están estrictamente regulados (por la FDA, Food and Drug Administration, en Estados Unidos). Estas regulaciones se desarrollaron para proteger tanto al donante como al receptor. Muchas entidades estatales y locales de salud, al igual que organizaciones internacionales como la Cruz Roja y las asociaciones de bancos de sangre (como la AABB, anteriormente conocida como la American Association of Blood Banks) emiten disposiciones adicionales. Gracias a esta reglamentación, donar y recibir sangre es muy seguro. Sin embargo, las transfusiones aún implican riesgos para el receptor, tales como reacciones alérgicas, fiebre y escalofríos, exceso de volumen sanguíneo e infecciones bacterianas y víricas. Aunque la posibilidad de contraer sida, hepatitis u otras infecciones en las transfusiones es remota, los médicos son conscientes de los riesgos y realizan la transfusión cuando no hay otra alternativa. Antes de pedir una transfusión (excepto en caso de emergencia), los médicos explican sus riesgos a los pacientes y les piden que firmen un documento (llamado consentimiento informado) afirmando que entienden los riesgos y que dan su consentimiento para la transfusión.

Determinación del grupo sanguíneo

Existen diferentes grupos sanguíneos. El grupo sanguíneo se determina buscando la presencia de ciertas proteínas (factor Rh y antígenos de grupo A y B) en la superficie de los glóbulos rojos (eritrocitos). Estas proteínas son consideradas antígenos, ya que pueden desencadenar una respuesta inmunitaria.

Los cuatro tipos principales de sangre son A, B, AB y O:

  • A: el antígeno A (pero no el B) está presente.

  • B: el antígeno B (pero no el A) está presente.

  • AB: los antígenos A y B están presentes.

  • O: no están presentes los antígenos A ni los B.

Grupos sanguíneos compatibles

Una transfusión de sangre es más segura cuando el grupo sanguíneo de la sangre transfundida coincide con el grupo sanguíneo y el estado de Rh del receptor (en otras palabras, los grupos sanguíneos son compatibles). De esta manera, previamente a una transfusión, los bancos de sangre someten las muestras de sangre del donante y del receptor a una «prueba de grupo sanguíneo y compatibilidad cruzada». Esta prueba minimiza el riesgo de que ocurra una reacción peligrosa o posiblemente mortal (ver Destrucción de los glóbulos rojos (eritrocitos)).

Además, se comprueba la presencia de ciertos anticuerpos contra los glóbulos rojos (eritrocitos) en la sangre del receptor, que pueden causar una reacción a la transfusión de sangre.

Sin embargo, en caso de emergencia, cualquier persona puede recibir glóbulos rojos del grupo O. Por este motivo, las personas cuya sangre es del grupo O se consideran donantes universales. Las personas con sangre del grupo AB pueden recibir glóbulos rojos de cualquier grupo y se consideran receptores universales.

Los receptores cuya sangre es Rh negativo tienen que recibir sangre de donantes Rh negativo (salvo en las emergencias de riesgo mortal), pero los receptores cuya sangre es Rh positivo pueden recibir sangre Rh positivo o negativo indistintamente.

Además, la sangre puede ser Rh positivo (el factor Rh está presente en la superficie de los glóbulos rojos) o Rh negativo (el factor Rh está ausente).

Algunos grupos sanguíneos son mucho más frecuentes que otros. Los más frecuentes son el O positivo y el A positivo, seguidos del B positivo, O negativo, A negativo, AB positivo, B negativo y AB negativo.

Normalmente, si las personas carecen de un antígeno A y/o B, suelen tener de forma natural anticuerpos contra el antígeno o antígenos de los que carecen. Por ejemplo, las personas de grupo sanguíneo A suelen producir de manera natural anticuerpos anti-B, y las personas de grupo sanguíneo O (que carecen de ambos antígenos A y B) producen de manera natural anticuerpos anti-A y anti-B. Además de los antígenos A y B, hay varios otros antígenos del grupo sanguíneo presentes también en los glóbulos rojos (eritrocitos). Sin embargo, la gente no suele producir de forma natural anticuerpos contra estos antígenos. Solo se desarrollan si las personas están expuestas a estos antígenos por transfusión.

Recursos en este artículo