Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Procedimientos especiales de donación

Por Ravindra Sarode, MD, Professor of Pathology and Director, Transfusion Medicine and Hemostasis Laboratory, The University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas

Plaquetoféresis

En una plaquetoféresis, el donante solo dona plaquetas y no sangre completa. Se extrae sangre del donante y una máquina separa la sangre en sus componentes, separa las plaquetas y devuelve el resto de la sangre al donante. Como los donantes vuelven a recibir la mayor parte de su sangre, en uno de estos procedimientos pueden donar, sin ningún riesgo para ellos, una cantidad de plaquetas de 8 a 10 veces mayor que la que podría conseguirse en una donación de sangre completa. También pueden donar plaquetas más a menudo, una vez cada 3 días (pero no más de 24 donaciones anuales). Para la obtención de plaquetas de un donante se tarda entre 1 y 2 horas, a diferencia de la extracción de sangre completa, que dura unos 10 minutos.

Doble donación de glóbulos rojos

En la llamada doble donación de glóbulos rojos, una persona dona el doble de glóbulos rojos que en una donación de sangre entera. Esta doble donación es posible porque la persona dona solo glóbulos rojos en lugar de sangre entera. Se extrae sangre del donante y una máquina encargada de separar la sangre en sus distintos componentes separa de forma selectiva los glóbulos rojos (eritrocitos) y devuelve el resto de los componentes de la sangre (plaquetas y plasma) al donante. Al donante también se le administra líquido por vía intravenosa porque, de lo contrario, su presión arterial podría llegar a ser lo suficientemente baja como para causar síntomas, como mareo o pérdida del conocimiento. Después de la doble donación de glóbulos rojos, es posible que el donante sea menos capaz de practicar ejercicio intenso durante unos días. La doble donación de glóbulos rojos se puede hacer una vez cada 112 días (cada 16 semanas). Algunos expertos recomiendan tomar un complemento de hierro después de la doble donación para que el organismo pueda reemplazar los glóbulos rojos donados con mayor rapidez.

Transfusión autóloga

En una transfusión autóloga, los donantes son los receptores de su propia sangre. Por ejemplo, en las semanas previas a una cirugía electiva, una persona puede donar varias unidades de sangre para serle transfundida, si es necesario, durante la intervención quirúrgica o posteriormente. La persona toma pastillas de hierro después de donar sangre para ayudar al cuerpo a reponer los glóbulos sanguíneos perdidos antes de la cirugía. Además, durante algunas intervenciones quirúrgicas y en ciertos tipos de lesiones, la sangre que se pierde puede ser recuperada y devuelta inmediatamente a la persona (recuperación de sangre intraoperatoria). Una transfusión autóloga elimina los riesgos de incompatibilidad y de enfermedades transmitidas por la sangre (a menos que se suministre sangre errónea por equivocación). Sin embargo, los médicos no utilizan esta técnica con la frecuencia con la que se usa la transfusión estándar debido a que el suministro de sangre en general es muy seguro gracias al riguroso cribado de los donantes y a las pruebas que se realizan. Además, puede que los pacientes de edad avanzada no toleren la donación de sangre antes de la cirugía debido a que son más propensos a tener efectos secundarios durante la donación, como descenso de la presión arterial y desmayos. También es más probable que tengan un hemograma con valores bajos con el que empezar. Por otra parte, la transfusión autóloga es un poco más cara que la transfusión estándar.

Donación directa o designada

Los familiares o los amigos pueden donarse sangre específicamente de uno a otro, siempre y cuando el grupo sanguíneo y el Rh del receptor y del donante sean compatibles. Para algunos receptores es reconfortante saber quién donó la sangre. Sin embargo, no siempre debe asumirse que la donación de un familiar o un amigo sea necesariamente más segura que la sangre de un donante desconocido. Cuando el donante es un familiar, la sangre se analiza como se hace con todas las muestras de sangre, y luego se trata con radiación para prevenir la enfermedad del injerto contra el huésped, que aunque es poco frecuente ocurre más a menudo cuando el receptor y el donante están emparentados.

Aféresis de células madre hematopoyéticas

En una aféresis de células madre (células progenitoras) hematopoyéticas, el donante solo dona este tipo de células (células indiferenciadas que pueden convertirse en cualquier tipo de célula sanguínea) en lugar de sangre competa. Antes de llevar a cabo la donación, el donante recibe una inyección de una proteína especial (factor de crecimiento) que estimula la liberación de células madre (células progenitoras) desde la médula ósea hacia el torrente sanguíneo. Se extrae sangre (completa) del donante y una máquina que la separa en sus diversos componentes selecciona las células madre hematopoyéticas y devuelve el resto de la sangre al donante. Los donantes de células progenitoras y los receptores deben tener tipos de leucocitos compatibles (antígenos leucocitarios humanos, HLA), un tipo de proteína que se encuentra en ciertas células, en lugar del grupo sanguíneo. Las células madre hematopoyéticas se utilizan a veces para el tratamiento de la leucemia, el linfoma y otros cánceres de la sangre. Este procedimiento se denomina trasplante de células madre (células progenitoras). Pueden obtenerse células madre del propio receptor o bien transfundir células progenitoras de un donante.

Recursos en este artículo