Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Leucocitosis neutrófila

Por Mary Territo, MD, Emeritus Professor of Medicine, Division of Hematology and Oncology, David Geffen School of Medicine at UCLA

La leucocitosis neutrófila consiste en una cantidad anormalmente alta del número de neutrófilos (un tipo de glóbulos blancos) en la sangre.

Los neutrófilos son un tipo de glóbulos blancos que ayudan al organismo a combatir las infecciones y curar lesiones. Aumentan como respuesta a un gran número de trastornos o enfermedades, incluyendo:

  • Infecciones

  • Lesiones

  • Trastornos inflamatorios

  • Ciertos fármacos

  • Ciertas leucemias

En muchos casos, el incremento en el número de neutrófilos es una reacción necesaria del organismo, como un intento para curar lesiones de diferentes tipos y expulsar microorganismos o sustancias extrañas. Las infecciones bacterianas, víricas, fúngicas y parasitarias producen un aumento en la cantidad de neutrófilos en sangre. El número de neutrófilos también puede aumentar en presencia de ciertas lesiones, tales como una fractura de cadera o una quemadura. Algunos trastornos inflamatorios, incluidos los trastornos autoinmunitarios como la artritis reumatoide, provocan un incremento en el número y la actividad de los neutrófilos. Algunos fármacos, como los corticoesteroides, aumentan el número de neutrófilos en la sangre. Las leucemias mielógenas pueden dar lugar a un incremento del número de neutrófilos maduros o inmaduros en la sangre.

Un número elevado de neutrófilos no causa síntomas. Sin embargo, las personas a menudo presentan síntomas derivados de la enfermedad que está causando el aumento del número de neutrófilos.

Los médicos a menudo hacen un análisis de sangre denominado hemograma completo. Esta prueba puede hacerse para muchos síntomas diferentes, incluyendo signos de infección (como fiebre, tos o dolor abdominal) o signos de una enfermedad crónica (como pérdida de peso o fatiga).

Si los médicos descubren un número de neutrófilos por encima de lo normal y no hay una razón clara, como una infección evidente, se analiza una muestra de sangre al microscopio para determinar si existe una fuga de neutrófilos inmaduros (mieloblastos) de la médula ósea hacia la sangre. La presencia de neutrófilos inmaduros en la sangre puede indicar un trastorno medular, como la leucemia.

En estos casos suele tomarse una muestra de médula ósea (examen de la médula ósea).

Un incremento en el número de neutrófilos maduros en la sangre no suele ser un problema en sí mismo. Por lo tanto, los médicos se centran en tratar el trastorno o la enfermedad causante del incremento del número de neutrófilos.

Síndrome de hiperviscosidad

En muy raras ocasiones, en las personas con leucemia, el número extraordinariamente elevado de neutrófilos inmaduros (más de 100.000 células por microlitro de sangre) puede hacer que la sangre se vuelva demasiado espesa y causar problemas respiratorios, accidentes cerebrovasculares y la muerte. Este trastorno constituye una emergencia médica y requiere hospitalización, de manera que puedan administrarse líquidos y fármacos (hidroxiurea y fármacos quimioterápicos) por vía intravenosa para reducir el número de glóbulos blancos. A veces, se utiliza un tipo de tratamiento de filtrado de la sangre (leucoféresis) para eliminar los glóbulos blancos de la sangre.