Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los trastornos mieloproliferativos

Por Jane Liesveld, MD, Professor of Medicine, University of Rochester ; Patrick Reagan, MD, Fellow in Hematology and Medical Oncology, University of Rochester Medical Center

En los trastornos mieloproliferativos (mielo = médula ósea; proliferativos = multiplicación rápida), las células hematopoyéticas (que producen sangre) de la médula ósea (células precursoras) se desarrollan y reproducen en exceso, o se ven reemplazadas por el crecimiento excesivo de tejido fibroso. Por lo general, estos trastornos son adquiridos y no hereditarios, aunque, en algunos casos poco frecuentes, existen familias en las que varios miembros los padecen.

Los tres trastornos mieloproliferativos principales son:

En un pequeño número de casos, el trastorno mieloproliferativo avanza o se transforma en una leucemia, un trastorno canceroso (maligno).

Trastornos mieloproliferativos principales

Trastorno

Características de la médula ósea

Características sanguíneas

Policitemia vera

Mayor número de células que producen otras células sanguíneas denominadas circulantes

Mayor número de glóbulos rojos o eritrocitos

A menudo, mayor número de plaquetas (trombocitos) y de glóbulos blancos (leucocitos)

Mielofibrosis

Exceso de tejido fibroso

Mayor número de glóbulos rojos y blancos inmaduros

Glóbulos rojos (eritrocitos) deformes

Menor número total de glóbulos rojos o eritrocitos (anemia)

Los números de glóbulos blancos (leucocitos) y de plaquetas (trombocitos) suelen disminuir con el tiempo, pero en algunos casos aumentan

Trombocitemia

Mayor número de células que producen plaquetas (megacariocitos)

Mayor número de plaquetas

Recursos en este artículo