Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Seudogota (condrocalcinosis)

(enfermedad por depósito de cristales de pirofosfato cálcico; enfermedad por depósito de cristales de pirofosfato cálcico dihidratado)

Por Lawrence M. Ryan, MD, Medical College of Wisconsin

La seudogota es un trastorno causado por el depósito de cristales de pirofosfato de calcio dihidratado en el líquido sinovial y en los tejidos de las articulaciones, lo que ocasiona ataques intermitentes con inflamación dolorosa de la articulación o el desarrollo de una artritis crónica similar a la artritis reumatoide.

  • Los cristales se acumulan en el líquido sinovial y en los tejidos de las articulaciones y causan distintos grados de inflamación y lesión tisular.

  • El diagnóstico se confirma al encontrar cristales de pirofosfato cálcico en el líquido sinovial.

  • El tratamiento consiste en la administración de fármacos antiinflamatorios no esteroideos y algunas veces en la inyección de corticoesteroides en el interior de las articulaciones.

La seudogota (pseudogota) suele aparecer en personas mayores y afecta por igual a hombres y mujeres.

Causas de la seudogota

Se desconoce por qué razón los cristales de pirofosfato cálcico se depositan en las articulaciones de los afectados. Los cristales suelen producirse en los sujetos que presentan:

  • Un traumatismo articular (incluyendo cirugía)

  • Depósitos de proteínas en diversos órganos y tejidos (amilosis)

  • Un nivel anormalmente alto de calcio en sangre causado por niveles elevados de hormona paratiroidea (hiperparatiroidismo)

  • Un nivel anormalmente alto de hierro en los tejidos (hemocromatosis)

  • Un nivel infrecuentemente bajo de magnesio en sangre (hipomagnesemia)

  • Un raro trastorno que causa niveles anormalmente bajos de fosfatasa alcalina en la sangre (hipofosfatasia)

Sin embargo, la mayoría de las personas con seudogota no sufren ninguno de estos trastornos. Esta enfermedad puede ser hereditaria.

Los cristales de calcio con frecuencia se forman en las articulaciones afectadas por artrosis y sus causas y efectos aún no se comprenden por completo.

Síntomas de seudogota

Los síntomas de la seudogota son muy variables. Algunas personas sufren crisis de inflamación articular dolorosa (artritis), habitualmente en las rodillas, las muñecas u otras articulaciones relativamente grandes. Otras presentan dolor crónico y rigidez persistentes en las articulaciones de los brazos y de las piernas, que pueden ser similares a los de la artritis reumatoide o la artrosis.

Las crisis dolorosas repentinas (agudas) suelen ser menos intensas que las de la gota, aunque como en esta, las crisis de seudogota pueden causar fiebre. Algunos afectados no sufren dolor entre crisis, y otros no la sufren en ningún momento a pesar de presentar grandes depósitos de cristales.

A diferencia de la gota, en la que suelen formarse acumulaciones de cristales en los tejidos situados alrededor de las articulaciones, en la seudogota no suelen desarrollarse nódulos duros de cristales (tofos).

Diagnóstico de seudogota

  • Examen microscópico del líquido sinovial

  • A veces, radiografías o ecografías

Los médicos sospechan el diagnóstico de seudogota en personas mayores con artritis, en particular cuando las articulaciones están inflamadas, calientes y dolorosas. El diagnóstico se confirma al extraer líquido de una articulación inflamada con ayuda de una aguja (artrocentesis), donde se encuentran cristales de pirofosfato cálcico dihidratado. Estos pueden distinguirse de los cristales de ácido úrico (que causan gota) utilizando un microscopio especial de luz polarizada.

Se realizan radiografías cuando no se puede obtener líquido de la articulación. La presencia de acúmulos de cristales en el cartílago articular sugiere el diagnóstico. La ecografía puede mostrar cristales en el cartílago articular y sugiere fuertemente el diagnóstico de seudogota.

Pronóstico

A menudo, las articulaciones inflamadas se curan sin problemas residuales. Sin embargo, algunas personas pueden desarrollar artritis crónica y daño articular permanente, y algunas articulaciones resultan tan gravemente dañadas que puede confundirse con artropatía neurógena (articulaciones de Charcot).

Tratamiento de la seudogota

  • Fármacos antiinflamatorios no esteroideos

  • La colquicina para ayudar a prevenir los ataques

  • A veces el drenaje del líquido de la articulación y la inyección de un corticosteroide

  • Fisioterapia

Habitualmente, el tratamiento puede detener las crisis agudas y prevenir nuevas crisis, aunque no puede revertir las alteraciones en las articulaciones ya dañadas. Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son los utilizados con mayor frecuencia para reducir el dolor y la inflamación en las crisis agudas.

Para limitar el número de crisis, puede administrarse colchicina (ver Fármacos para el tratamiento de la gota) a diario, en dosis bajas por vía oral.

A veces, se drena el exceso de líquido de la articulación y se inyecta una suspensión de corticoesteroide en su interior para reducir la inflamación y el dolor de forma rápida.

No existe ningún tratamiento específico efectivo a largo plazo; sin embargo, la fisioterapia (como los ejercicios de fortalecimiento muscular y los de amplitud de movilidad articular) son útiles para mantener la función en las articulaciones.