Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los problemas del pie

Por Kendrick Alan Whitney, DPM, Associate Professor, Department of Biomechanics, Temple University School of Podiatric Medicine

Algunos problemas del pie comienzan en el propio pie, por ejemplo a consecuencia de un traumatismo. Pueden aparecer problemas en cualquier hueso, articulación, músculo, tendón o ligamento del pie.

Las fracturas del pie y del tobillo son bastante frecuentes.

Otros problemas del pie se deben a enfermedades que afectan a muchas partes del organismo, como la diabetes, la gota u otros tipos de artritis.

La presencia de una alteración en la coloración de las uñas del pie siempre debe ser valorada por un médico, porque puede estar causada por ciertos trastornos, como las infecciones por hongos.

Las personas con diabetes o enfermedad arterial periférica (estrechamiento de las arterias que irrigan las piernas, los brazos y posiblemente los órganos internos) deben observarse los pies diariamente buscando signos de infección o úlceras y deben acudir a un médico o especialista (podólogo) para que les revise los pies por lo menos dos veces al año (ver Cuidado de los pies).

Tratamiento

  • Cambios en el calzado y ortesis

  • Inyecciones de anestésicos y/o corticoesteroides

  • En ciertas ocasiones, intervención quirúrgica

Muchos trastornos del pie se tratan con éxito cambiando el tipo de calzado, por ejemplo alternando varios pares distintos, o utilizando plantillas u otros dispositivos en el interior del zapato que modifican la posición o la amplitud de movimiento del pie y alivian la presión sobre las articulaciones afectadas o las zonas doloridas (lo que se conoce como ortesis).

Las inyecciones de un anestésico local en la articulación afectada o la zona dolorida a menudo alivian el dolor y atenúan los espasmos musculares de forma que las articulaciones se mueven con mayor facilidad, y también se puede inyectar un corticoesteroide para reducir la inflamación.

Si estos tratamientos no tienen éxito, a veces es necesaria la cirugía para mejorar el alineamiento y la función de las articulaciones y aliviar el dolor.

Recursos en este artículo