Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome del túnel cubital

(neuropatía cubital)

Por David R. Steinberg, MD, Associate Professor, Department of Orthopaedic Surgery, and Director, Hand and Upper Extremity Fellowship, Perelman School of Medicine at the University of Pennsylvania

El síndrome del túnel cubital es un trastorno causado por la compresión del nervio cubital en el codo.

El nervio cubital pasa cerca de la superficie de la piel a la altura del codo («hueso de la risa») y se daña con facilidad al apoyar el codo repetidamente, al doblarlo durante largos periodos de tiempo, o cuando se produce un crecimiento anómalo de hueso en la zona. Es menos común que el síndrome del túnel carpiano. Los lanzadores de béisbol son propensos a desarrollar el síndrome del túnel cubital debido al exceso de torsión que debe aplicarse al brazo para realizar ciertos lanzamientos.

Entre los síntomas se incluyen sensación de entumecimiento y hormigueo en el dedo anular y el meñique, así como dolor en el codo. Finalmente, la mano se debilita, y en especial estos dos dedos. La debilidad también dificulta la maniobra de pinzado con los dedos pulgar e índice y reduce la capacidad de agarre, ya que la mayor parte de los pequeños músculos de la mano están controlados por el nervio cubital. El síndrome del túnel cubital crónico y grave evoluciona con desgaste muscular (atrofia) y la deformación en garra de la mano.

Los médicos basan el diagnóstico en una exploración física, pero pueden ser necesarios estudios de conducción nerviosa (ver Diagnóstico de las enfermedades cerebrales, medulares y nerviosas : Electromiografía y estudios de conducción nerviosa) para ayudar a determinar el área exacta en la que los nervios están dañados, sobre todo si se está considerando la cirugía. Las personas con casos leves de síndrome del túnel cubital se someten a fisioterapia (incluyendo la colocación de una férula por la noche para evitar una excesiva flexión del codo) y evitan ejercer presión sobre el codo. Es beneficioso el uso de una almohadilla para el codo durante el día. Casi el 85% de las personas que no responden a la colocación de la férula o que presentan un caso más grave de compresión nerviosa pueden recurrir a la intervención quirúrgica, que suele consistir en liberar la presión sobre el nervio.

Recursos en este artículo