Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tendinitis y tenosinovitis

Por Joseph J. Biundo, MD, Tulane Medical Center

La tendinitis es la inflamación de un tendón. La tenosinovitis es una tendinitis acompañada de inflamación de la cubierta protectora que recubre el tendón (vaina tendinosa).

  • Los tendones duelen, en particular con el movimiento, y a veces se hinchan.

  • El diagnóstico suele basarse en los síntomas y en los resultados de la exploración física.

  • Puede ser beneficioso el uso de una férula, la aplicación de calor o frío y el tratamiento con fármacos antiinflamatorios no esteroideos.

Los tendones son cordones fibrosos de tejido resistente que conectan los músculos a los huesos. Algunos tendones están rodeados por vainas tendinosas.

La tendinitis suele producirse en personas de mediana edad o de edad avanzada, porque es a estas edades cuando los tendones se debilitan y se hacen más vulnerables a las lesiones y a la inflamación. (El debilitamiento del tendón, denominado tendinopatía, suele ser consecuencia de múltiples pequeños desgarros que se producen con el tiempo. Los tendones afectados pueden desgarrarse completamente de forma gradual o repentina). Las tendinitis también aparecen en personas jóvenes que practican ejercicio intenso (pueden desarrollar tendinitis del manguito de los rotadores, Home.Heading & Page La tendinitis del manguito de los rotadores y Lesión del manguito de los rotadores/bursitis subacromial) y en personas que realizan tareas repetitivas.

Ciertos tendones son particularmente susceptibles a la inflamación:

  • Tendones del hombro (manguito de los rotadores): la inflamación de estos tendones es la causa más frecuente de dolor en el hombro (Lesión del manguito de los rotadores/bursitis subacromial).

  • Los dos tendones que extienden el pulgar alejándolo de la mano: la inflamación de estos tendones se denomina síndrome de De Quervain (ver Síndrome de De Quervain).

  • Los tendones flexores que cierran los dedos de la mano: la inflamación provoca que estos tendones queden atrapados en sus vainas, produciendo una sensación de crujido (dedo en gatillo, ver ver figura Dedo en gatillo).

  • El tendón del bíceps en la parte superior del brazo (tendón bicipital): puede aparecer dolor al doblar el codo o cuando el brazo se eleva o realiza un movimiento de rotación.

  • El tendón de Aquiles en el talón: aparece dolor en la parte posterior del talón (ver Tendinitis aquílea).

  • Un tendón que pasa por el lado de la rodilla (tendón poplíteo): el dolor se produce en la parte externa de la rodilla.

  • Los tendones cercanos al hueso de la cadera (trocánter): dado que las bolsas sinoviales también pueden estar afectadas, el término bursitis trocantérea se usa frecuentemente para referirse a la inflamación de estos tendones.

Ciertas enfermedades de las articulaciones, como artritis reumatoide, esclerosis sistémica, gota, diabetes y artritis reactiva (antes denominada síndrome de Reiter) pueden causar tenosinovitis. En las personas con gonorrea, especialmente en las mujeres, los gonococos pueden causar tenosinovitis, que suele afectar los tejidos de los hombros, las muñecas, los dedos de las manos, las caderas, los tobillos o los pies.

Síntomas

Los tendones inflamados suelen doler cuando se mueven o al presionarlos. Mover las articulaciones cercanas al tendón, aunque sea levemente, puede causar dolor en función de la gravedad de la tendinitis. En ocasiones, los tendones o sus vainas se hinchan o están calientes.

Si la tendinitis dura mucho tiempo, pueden formarse depósitos de calcio. La zona alrededor de la articulación del hombro suele estar afectada. Además de doler, el hombro puede estar rígido y débil; al moverlo, cruje o se bloquea.

Diagnóstico

Los médicos suelen diagnosticar tendinitis basándose en los síntomas y los resultados de la exploración física. En ocasiones resultan útiles la resonancia magnética (RMN) o la ecografía.

Tratamiento

Con frecuencia son beneficiosos el reposo, la inmovilización con una férula o una escayola o la aplicación de calor o frío (cualquiera de los dos puede ser eficaz). La administración de fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) durante un periodo de entre 7 y 10 días reduce el dolor y la inflamación.

En algunos casos se inyectan en la vaina tendinosa corticoesteroides (como betametasona, metilprednisolona o triamcinolona) y anestésicos (como la lidocaína). Raras veces, la inyección causa un dolor que aparece horas después de su administración debido a que el corticoesteroide forma temporalmente cristales en el interior de la articulación o de la vaina. Este dolor dura menos de 24 horas y se trata con compresas frías y analgésicos.

Se pueden utilizar otros fármacos, dependiendo de la causa. Por ejemplo, si la causa es la gota, se utilizan indometacina o colquicina (frecuentemente denominada colchicina).

Después de controlar la inflamación, hay que hacer ejercicios varias veces al día para incrementar la amplitud de movimiento.

Una tendinitis crónica y persistente, como la que puede aparecer en la artritis reumatoide, puede requerir tratamiento quirúrgico para extirpar los tejidos inflamados, y fisioterapia después de la cirugía. En ocasiones la cirugía es necesaria pare extirpar los depósitos de calcio de zonas afectadas por tendinitis de larga duración, como el área que rodea la articulación del hombro.

Síndrome de De Quervain

(Esguince de la lavandera)

El síndrome de De Quervain (esguince de la lavandera) es la hinchazón e inflamación de los tendones o de las vainas tendinosas que mueven el dedo pulgar hacia fuera.

Este trastorno suele producirse tras la utilización repetitiva de la muñeca, particularmente al retorcerla. Con frecuencia se produce en madres primerizas, probablemente porque levantan repetidamente a su bebé estirando las manos y utilizando solo las muñecas. También puede desarrollarse con la artritis reumatoide.

El síntoma principal es un dolor fijo y continuo, localizado en el lado de la muñeca correspondiente al pulgar y en la base de este dedo, que empeora con el movimiento. La zona de la base del pulgar próxima a la muñeca también está sensible y dolorida.

Los médicos diagnostican este trastorno cuando detectan sensibilidad a la palpación sobre los dos tendones en el lado de la muñeca correspondiente al pulgar, habitualmente acompañada de hinchazón. Para detectar la sensibilidad a la palpación, los médicos piden a los afectados que doblen el pulgar hacia la palma y lo envuelvan con los demás dedos. Entonces se les pide que doblen la muñeca alejándola del pulgar. Es probable que se trate del síndrome de De Quervain si este movimiento causa dolor en el lado de la muñeca correspondiente al pulgar.

Las madres primerizas pueden evitar este trastorno si utilizan todo el brazo y mantienen las muñecas rectas al levantar a su bebé.

Deben evitarse los movimientos que causen dolor. El reposo, los baños templados de la zona afectada y los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) contribuyen a aliviar el dolor si los síntomas son leves. Las personas con síntomas más graves suelen notar alivio después de un tratamiento con una inyección de corticoesteroides y una férula del pulgar. A veces son necesarias una o dos inyecciones más, administradas en intervalos de varias semanas. Si estas medidas no alivian los síntomas, puede requerirse cirugía.

La tendinitis del manguito de los rotadores

La tendinitis puede desarrollarse en los tendones de los músculos que ayudan a mover, rotar y mantener el hombro en su lugar (manguito de los rotadores).

La tendinitis del manguito de los rotadores (Lesión del manguito de los rotadores/bursitis subacromial) es la causa más común de dolor en el hombro. Causa dolor el levantar al brazo (en particular, entre 40 y 120°) o al vestirse. El dolor también suelen aparecer durante la noche, especialmente al acostarse sobre el brazo afectado.

Los síntomas pueden aparecer de repente y ser intensos, en particular después de la actividad física, o pueden desarrollarse de forma más gradual y ser más leves.

En el tratamiento pueden utilizarse ejercicios de amplitud de movimiento, antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y, a veces, una inyección de corticoesteroides.