Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Enfermedad de Behçet

(enfermedad de Behçet)

Por Carmen E. Gota, MD, Staff Physician, Department of Rheumatology, Cleveland Clinic Foundation

El síndrome de Behçet es una inflamación crónica de los vasos sanguíneos (vasculitis) que causa úlceras dolorosas en la boca, ampollas en la piel, úlceras genitales e hinchazón de las articulaciones. También pueden inflamarse los ojos, los vasos sanguíneos, el sistema nervioso y el tracto digestivo.

  • De modo característico, las úlceras aparecen, desaparecen y vuelven a aparecer en la boca, en los genitales y en la piel.

  • Los médicos basan el diagnóstico en los síntomas y en los resultados de la exploración física.

  • El tratamiento depende de las partes del cuerpo afectadas, pero consiste normalmente en corticoesteroides y ocasionalmente fármacos inmunosupresores.

La enfermedad de Behçet aparece en todo el mundo, aunque es más frecuente en la zona a lo largo de la Ruta de la Seda, desde el Mediterráneo hasta China. Es relativamente infrecuente en Estados Unidos. Se presenta casi por igual en varones y en mujeres, por lo general entre los 20 y los 30 años de edad, pero suele ser más grave en varones. En ocasiones, el síndrome se desarrolla en niños. Se desconoce su causa.

Síntomas

Casi todas las personas con este síndrome presentan úlceras recurrentes y dolorosas en la boca, similares a la estomatitis aftosa. Las llagas en la boca suelen ser el primer síntoma de la enfermedad de Behçet. Las llagas pueden aparecer en cualquier parte de la boca, como en la lengua, las encías y la mucosa bucal, y con frecuencia se producen en racimos. Las úlceras son redondas u ovaladas, miden aproximadamente entre 1 y 10 cm de diámetro, y pueden ser profundas o poco profundas, con un centro amarillento. Las llagas duran de 1 a 2 semanas. También pueden aparecer llagas en los órganos genitales. Las llagas que aparecen en el pene, el escroto o la vulva tienden a ser dolorosas; las llagas en la vagina pueden ser indoloras. Aunque otros tipos de úlceras bucales son muy comunes (por ejemplo, las úlceras bucales causadas por el virus del herpes simple), las llagas causadas por la enfermedad de Behçet tienden a durar más tiempo y ser más graves.

Las personas afectadas tienen fiebre y malestar general (sensación de estar enfermo). Al cabo de unos días o incluso algunos años más tarde pueden aparecer otros síntomas:

  • Ojos: los ojos se ven afectados en entre el 25 y el 75% de las personas. Parte del ojo se inflama de modo intermitente y dicha inflamación (iridociclitis o uveítis recidivante, ver ver Uveítis) causa dolor ocular, enrojecimiento, sensibilidad a la luz y visión nublada. Pueden aparecer otros problemas oculares. Sin tratamiento, puede producirse ceguera.

  • Piel: las ampollas cutáneas y las pústulas llenas de pus aparecen aproximadamente en el 80% de las personas. Una ligera herida, incluso un pinchazo con una aguja hipodérmica, provoca la formación de pequeños habones rojos o llenos de pus.

  • Articulaciones: en cerca de la mitad de las personas afectadas, las rodillas y otras articulaciones grandes se vuelven dolorosas. Esta inflamación relativamente leve (artritis) no progresa ni causa daño tisular.

  • Vasos sanguíneos: la inflamación de vasos sanguíneos (vasculitis) en todo el organismo puede provocar que se formen coágulos de sangre en las arterias, que se estrechen las válvulas del corazón y que se desarrollen abombamientos (aneurismas) en las paredes debilitadas de los vasos sanguíneos. La vasculitis da lugar a accidentes cerebrovasculares, si se afectan las arterias que van al cerebro, y lesión renal, si se afectan las arterias que van a los riñones. Si se dañan las arterias pulmonares, se produce una hemorragia y expectoración de sangre.

  • Tracto digestivo: los síntomas pueden incluir molestias y dolor en el abdomen, cólicos, diarrea y úlceras en los intestinos. Los síntomas pueden ser similares a los causados por una enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, ver Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)).

  • Sistema nervioso central la inflamación del cerebro o la médula espinal es menos frecuente pero tiene graves consecuencias. Al principio, las personas afectadas tienen dolor de cabeza. Entre otros síntomas se incluyen fiebre y rigidez de nuca (síntomas de meningitis), confusión y pérdida de coordinación. Años después pueden desarrollarse cambios en la personalidad y pérdida de memoria.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas y en los resultados de la exploración física. Ninguna prueba de laboratorio puede confirmar el síndrome de Behçet. Los médicos sospechan la enfermedad en personas, especialmente adultos jóvenes, que hayan sufrido 3 episodios de úlceras bucales en 1 año y presenten 2 de las características siguientes:

  • Úlceras genitales recurrentes

  • Problemas oculares característicos

  • Lesiones cutáneas que parecen pequeñas protuberancias debajo de la piel, acné o úlceras

  • Habones cutáneos o ampollas activados por lesiones leves

Sin embargo, los síntomas se parecen a los de muchos otros trastornos, como artritis reactiva (antes llamada síndrome de Reiter), lupus (lupus eritematoso sistémico), enfermedad de Crohn, herpes y colitis ulcerosa. El diagnóstico puede requerir varios meses, porque los médicos, para identificar el síndrome, investigan un patrón de síntomas que desaparecen y reaparecen (remisiones y recaídas). Las úlceras bucales pueden parecerse a otras llagas más comunes, como las ampollas febriles (causadas por el virus del herpes simple).

Se realizan análisis de sangre y orina. No pueden identificar el síndrome, pero sí confirmar la presencia de inflamación.

El diagnóstico es difícil de confirmar cuando la persona solo tiene llagas en la boca y, posiblemente, llagas en los genitales y la piel. El diagnóstico es mucho más fácil de hacer cuando existen otros síntomas, como la inflamación de los ojos o de los vasos sanguíneos.

Pronóstico

Los síntomas pueden ir y venir de forma impredecible y resultar muy perturbadores. Los periodos con síntomas o los asintomáticos (remisiones) pueden durar semanas, años o décadas. Muchas personas finalmente llegan a la remisión. En algunos casos, las lesiones del sistema nervioso, del conducto digestivo o de los vasos sanguíneos resultan mortales. El riesgo de muerte es mayor para los hombres y para las personas con las arterias dañadas o las que sufran muchos brotes. Con el tiempo, la enfermedad parece reducir su intensidad.

Tratamiento

No hay cura, aunque el tratamiento suele aliviar síntomas específicos. Los fármacos utilizados dependen del órgano afectado y de la gravedad de la enfermedad. Por ejemplo, se pueden utilizar los siguientes:

  • En caso de inflamación ocular y úlceras cutáneas: puede aplicarse a los ojos o a la piel un corticoesteroide (utilizado para disminuir la inflamación). La azatioprina (un medicamento inmunosupresor) ayuda a preservar la agudeza visual, previene la formación de nuevas úlceras oculares y también puede reducir el número de llagas en la boca y en los genitales, ayudar a sanar las úlceras existentes y reducir el dolor articular.

  • En caso de inflamación grave de los ojos o del sistema nervioso: los inmunosupresores ciclosporina o azatioprina pueden ser utilizados cuando la inflamación de los ojos es grave o cuando el corticoesteroide prednisona no controla adecuadamente los síntomas.

  • Para las úlceras bucales y genitales y el dolor en las articulaciones: pueden aplicarse a las úlceras cremas corticoesteroides, preparaciones anestésicas locales y sucralfato. Puede tomarse colquicina (usada para tratar la gota) por vía oral para prevenir la aparición de nuevas úlceras. La talidomida se toma por vía oral y ayuda a curar las úlceras bucales, genitales y cutáneas, pero al suspender el fármaco vuelven a aparecer. El etanercept, que es un inhibidor del factor de necrosis tumoral (y por lo tanto inhibe el sistema inmunitario), ayuda a prevenir la formación de nuevas úlceras bucales. Se administra mediante inyección. A veces, se utiliza otro inhibidor del factor de necrosis tumoral (infliximab o, posiblemente, adalimumab) en lugar de etanercept. El interferón alfa también se puede administrar mediante inyección si la colquicina (también conocida como colchicina) no es eficaz.

La ciclofosfamida y el clorambucil se utilizan cuando otros fármacos son ineficaces o cuando se desarrollan complicaciones potencialmente mortales.

Recursos en este artículo