Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Polimialgia reumática

Por Carmen E. Gota, MD, Staff Physician, Department of Rheumatology, Cleveland Clinic Foundation

La polimialgia reumática consiste en la inflamación del revestimiento de las articulaciones, que causa dolor intenso y rigidez en los músculos del cuello, la espalda, los hombros y las caderas.

  • Se desconoce su causa.

  • Se siente rigidez y dolor en el cuello, la espalda, los hombros y las caderas.

  • Los análisis de sangre y en ocasiones la biopsia de un músculo ayudan a los médicos a establecer el diagnóstico.

  • La mayoría de las personas afectadas mejoran notablemente cuando toman prednisona, un corticoesteroide.

La polimialgia reumática se presenta en personas mayores de 55 años. Las mujeres se ven afectadas con más frecuencia. Su causa es desconocida. La polimialgia reumática puede aparecer antes, después o al mismo tiempo que la arteritis (temporal) de células gigantes (ver Arteritis de células gigantes). Algunos expertos piensan que los dos trastornos son variaciones de un mismo proceso anómalo. La polimialgia reumática parece ser más frecuente.

Síntomas

Los síntomas aparecen de repente o de forma gradual. Se siente dolor intenso y rigidez en el cuello, los hombros, la parte alta de la espalda, la zona lumbar y las caderas. La rigidez y las molestias son peores por la mañana y después de periodos de inactividad, y en ocasiones pueden ser lo bastante graves como para impedir a las personas levantarse y realizar actividades cotidianas. La persona puede sentirse débil, pero los músculos no están dañados ni debilitados. Las personas afectadas pueden tener también fiebre, malestar general o depresión, y sufrir pérdida involuntaria de peso.

Algunas personas que padecen polimialgia reumática también presentan síntomas de arteritis gigantocelular, que puede causar ceguera. Algunos afectados sufren artritis leve, pero si la artritis es grave o es el síntoma principal, lo más probable es que el diagnóstico sea artritis reumatoide (ver Artritis reumatoide (AR)).

Diagnóstico

Los médicos basan el diagnóstico en los síntomas y los resultados de una exploración física y un análisis de sangre, así como la respuesta a los corticoesteroides (la mayoría de las personas con polimialgia reumática se sienten mucho mejor al cabo de poco tiempo de haber iniciado el tratamiento con corticoesteroides). Los análisis de sangre suelen incluir las siguientes pruebas:

  • Velocidad de sedimentación globular (VSG), niveles de proteína C-reactiva (PCR) o ambos: En las personas con polimialgia reumática, ambos niveles suelen ser muy elevados, lo que indica inflamación activa.

  • Hemograma: Esta prueba permite comprobar si hay anemia.

  • Hormona estimulante del tiroides: Este análisis se hace para descartar hipotiroidismo, un trastorno que causa debilidad y a veces dolor en los músculos del hombro y de la cadera.

  • Creatina-quinasa: este análisis se hace para ver si existe lesión del tejido muscular (miopatía), que puede causar debilidad y dolor muscular en el hombro y la cadera. Si el nivel de creatina-quinasa (creatina-cinasa) en la sangre es elevado, es probable que exista daño muscular. En las personas con polimialgia reumática, no existe daño muscular, por lo que el nivel de creatinina-quinasa es normal.

  • Análisis del factor reumatoide y de los anticuerpos antipéptidos cíclicos citrulinados: Estos anticuerpo están presentes en hasta el 80% de las personas con artritis reumatoide, pero no en los afectados por polimialgia reumática. Esta prueba ayuda a los médicos a distinguir entre las dos enfermedades.

Tratamiento

La polimialgia reumática suele mejorar notablemente si se toma una dosis baja de prednisona, un corticoesteroide. Si las personas afectadas presentan además arteritis de células gigantes, se administra una dosis mayor para reducir el riesgo de ceguera. A medida que los síntomas disminuyen, la dosis de prednisona se reduce gradualmente hasta alcanzar la dosis mínima eficaz. Muchas personas pueden dejar de tomar la prednisona en menos de 1 año. Sin embargo, algunas personas necesitan tomar una dosis baja durante varios años.

Los corticoesteroides suelen causar efectos secundarios en las personas de edad avanzada. Ver ver Edad y salud.

La aspirina (ácido acetilsalicílico) u otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) ayudan a aliviar el dolor, pero con una eficacia menor que la de la prednisona. Las personas afectadas suelen tomar una dosis baja de aspirina (ácido acetilsalicílico) todos los días para ayudar a prevenir las complicaciones de la arteritis de células gigantes, tales como accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos o pérdida de visión.

La arteritis de células gigantes puede desarrollarse al inicio de la polimialgia reumática o mucho más tarde, a veces incluso después de que la persona esté aparentemente curada de la enfermedad. Por lo tanto, todas las personas deben informar de inmediato a su médico si tienen dolor de cabeza, dolor muscular durante la masticación, calambres o fatiga inusuales en brazos o piernas al hacer ejercicio o problemas de visión.