Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Rayos X del tórax

Por Michael J. Shea, MD, Professor of Internal Medicine, Michigan Medicine at the University of Michigan

En caso de sospecha de dolencia o trastorno cardíaco, se hacen radiografías de tórax frontales y laterales. Las radiografías muestran la forma y tamaño del corazón y delinean las siluetas de los vasos sanguíneos principales situados en los pulmones y el tórax. Se pueden observar fácilmente las alteraciones en la forma y el tamaño de estas estructuras, así como otras anomalías, como depósitos de calcio en los vasos sanguíneos. Las radiografías de tórax también revelan el estado de los pulmones (en especial si sus vasos sanguíneos presentan alguna anomalía) y la presencia de líquido en su interior o alrededor de ellos.

Las radiografías pueden detectar si hay un aumento de tamaño del corazón, causado con frecuencia por una insuficiencia cardíaca o un trastorno de las válvulas cardíacas. El corazón no aumenta de tamaño cuando la insuficiencia cardíaca es consecuencia de una pericarditis constrictiva, en la que se forma tejido cicatricial en el saco que recubre el corazón (pericardio).

El aspecto de los vasos sanguíneos pulmonares suele ser más importante para el diagnóstico que el aspecto mismo del corazón. Por ejemplo, la dilatación de las arterias pulmonares (las arterias que transportan la sangre desde el corazón hacia los pulmones) y el estrechamiento de las arterias dentro del tejido pulmonar indican hipertensión en las arterias pulmonares, que puede derivar en un engrosamiento del músculo del ventrículo derecho (la cavidad inferior del corazón que bombea la sangre hacia los pulmones a través de las arterias pulmonares).