Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Resonancia magnética nuclear (RMN) del corazón

Por Michael J. Shea, MD, Professor of Internal Medicine, Michigan Medicine at the University of Michigan

La resonancia magnética nuclear (RMN) es una técnica que utiliza un campo magnético potente y ondas de radio para obtener imágenes detalladas del corazón y del tórax. Este procedimiento, costoso y sofisticado, se utiliza sobre todo para el diagnóstico de dolencias cardíacas complejas congénitas y para distinguir entre tejido normal y tejido anómalo.

La toma de imágenes mediante resonancia magnética nuclear (RMN) presenta algunas desventajas. La obtención de imágenes por resonancia magnética nuclear (RMN) lleva más tiempo que con la tomografia computarizada (TC). Debido al movimiento del corazón, las imágenes obtenidas por resonancia magnética nuclear (RMN) tienen menor nitidez que las obtenidas por TC. Sin embargo, con los equipos de resonancia magnética nuclear (RMN) más nuevos, que se sincronizan con ciertas zonas específicas del ECG (la llamada RMN sincronizada), pueden obtenerse imágenes más nítidas que con la resonancia magnética nuclear (RMN) convencional. La RMN no puede utilizarse cuando las personas llevan ciertos tipos de objetos metálicos implantados, como marcapasos, implantes cocleares, bombas de infusión farmacológica o estimuladores neuronales, clips en el cerebro para tratar los aneurismas, o metralla.

La angiografía por resonancia magnética (ARM) es un tipo de resonancia magnética nuclear que se centra en los vasos sanguíneos en lugar de hacerlo en los órganos. Produce imágenes de los vasos sanguíneos y del flujo sanguíneo, con una calidad similar a las producidas mediante angiografía convencional, pero, a diferencia de esta última, no es un procedimiento invasivo. Se puede emplear para la detección de bultos (aneurismas) en la aorta, estrechamientos de las arterias que irrigan los riñones (estenosis renal) y estrechamientos u obstrucciones de las arterias que irrigan el corazón (arteriopatía coronaria) o los brazos y las piernas (arteriopatía periférica). Algunas técnicas de ARM requieren la inyección de un agente de contraste en una vena del brazo. Sin embargo, las personas con problemas renales no deben recibir contraste de ARM debido al riesgo de sufrir un efecto secundario grave que afecta a la piel, las articulaciones, los ojos y los órganos internos (fibrosis sistémica nefrogénica).