Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tomografía computarizada (TC) del corazón

Por Michael J. Shea, MD, Professor of Internal Medicine, Michigan Medicine at the University of Michigan

La tomografía computarizada (TC) puede usarse para detectar anomalías estructurales del corazón, de la estructura en forma de saco que recubre el corazón (pericardio), de los vasos sanguíneos principales, de los pulmones y de las estructuras de soporte del interior del tórax. Algunos equipos de TC muy rápidos (TC multicorte) pueden tomar una imagen durante un único latido. Una tomografía computarizada de este tipo (la denominada angiografía por TC coronaria) se utiliza a veces para valorar las arterias que irrigan el corazón (arterias coronarias). Normalmente se inyecta en la vena un agente de contraste (una sustancia que puede visualizarse en la imagen radiográfica). La persona que se somete a la prueba debe contener la respiración durante el escaneado para que la imagen no salga borrosa.

La tomografía por haz de electrones, anteriormente denominada TC ultrarrápida o cineangiografía computarizada, se utiliza principalmente para detectar depósitos de calcio en las arterias que irrigan el corazón (arterias coronarias), lo que constituye un signo temprano de arteriopatía coronaria. Los médicos todavía están tratando de determinar la mejor manera de utilizar esta prueba dentro de la evaluación global para determinar si una persona sufre una arteriopatía coronaria.

La angiotomografía computarizada (ATC) es un tipo de TC que se utiliza para producir imágenes tridimensionales de las principales arterias del cuerpo, excepto de las arterias coronarias. Las imágenes poseen una calidad similar a las producidas por la angiografía convencional. La angiotomografía computarizada (ATC) puede utilizarse para detectar obstrucciones en las arterias que irrigan órganos, así como aneurismas y desgarros en las principales arterias. La ATC también puede detectar coágulos desprendidos en el interior de una vena que viajan a través del torrente sanguíneo hasta alojarse dentro de las arteriolas pulmonares (embolia pulmonar).

A diferencia de la angiografía convencional, la angiotomografía computarizada (ATC) no es un procedimiento invasivo. Se inyecta un agente de contraste radiopaco en una vena, y no en una arteria como en la angiografía. La angiotomografía computarizada suele durar entre 1 y 2 minutos. Puesto que el agente de contraste puede causar daño a los riñones, esta prueba no suele realizarse en personas que sufran problemas renales.