Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tumores cardíacos cancerosos

Por Jonathan G. Howlett, MD, Clinical Professor of Medicine;President, University of Calgary;Canadian Heart Failure Society

El cáncer puede desarrollarse en el corazón o, más comúnmente, extenderse al corazón desde otro órgano.

  • Las personas afectadas tienen ahogo, síncope, fiebre o pérdida de peso, o desarrollan insuficiencia cardíaca o un ritmo cardíaco anormal.

  • Se usan pruebas de diagnóstico por la imagen para confirmar la presencia de un tumor cardíaco.

  • La cirugía no resulta de utilidad en estos casos, pero la quimioterapia y, en ocasiones, la radioterapia pueden serlo.

Sólo unos pocos cánceres se desarrollan en el corazón (tumores cardíacos primarios). Los tumores cardíacos primarios cancerosos más frecuentes son los sarcomas que se desarrollan a partir de tejido de los vasos sanguíneos. La mayoría de tumores cardíacos cancerosos se originan en otras regiones del organismo, por lo general en los pulmones, en las mamas, en los riñones, en la sangre o en la piel, y después se extienden (metastatizan) al corazón. Los tumores cardíacos metastásicos son de 30 a 40 veces más frecuentes que los tumores cardíacos primarios, pero a pesar de ello son poco habituales.

Los cánceres torácicos, como el de pulmón o el de mama, pueden propagarse al corazón por invasión directa, a menudo hacia el pericardio. El proceso canceroso también puede extenderse hasta el músculo cardíaco y sus cavidades a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático.

Síntomas

Los síntomas de los tumores cardíacos cancerosos son esencialmente similares a los de los tumores cardíacos no cancerosos, y varían según su localización. Sin embargo, los síntomas de los tumores cancerosos tienden a empeorar con más rapidez que los de los tumores no cancerosos, ya que el crecimiento de los tumores malignos es mucho más rápido. Otros síntomas incluyen el desarrollo súbito de insuficiencia cardíaca, (lo que provoca dificultad respiratoria y fatiga), arritmias (lo que causa palpitaciones, debilidad y desmayos) y hemorragia y acumulación de fluido en el interior del saco que envuelve el corazón (pericardio), que puede alterar el funcionamiento de este y producir un taponamiento cardíaco.

Los síntomas de un tumor cardíaco secundario a menudo incluyen los producidos por el tumor original y los causados por las metástasis en cualquier otra parte del organismo.

Los tumores cardíacos primarios cancerosos pueden diseminarse (metastatizar) hacia la columna vertebral, los tejidos vecinos y otros órganos como los pulmones y el cerebro.

Diagnóstico

  • Pruebas de diagnóstico por la imagen

Los procedimientos que se utilizan para diagnosticar los tumores cancerosos cardíacos son los mismos que para los tumores cardíacos benignos, e incluyen ecocardiografía, tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética nuclear (RMN). En los tumores secundarios se llevan a cabo otros procedimientos con el propósito de encontrar el tumor original, a menos que ya se conozca su localización.

Tratamiento

  • Tratamiento de los síntomas

  • Radioterapia o quimioterapia

Si los tumores pericárdicos causan acumulación de líquido en torno al corazón, debe drenarse el líquido acumulado.

Dado que los tumores cancerosos cardíacos, tanto primarios como secundarios, casi siempre son incurables, el tratamiento se dirige a reducir los síntomas. Se utiliza radioterapia, quimioterapia o ambas.