Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Estenosis de la válvula tricúspide

Por Guy P. Armstrong, MD, North Shore Hospital, Auckland

La estenosis de la válvula tricúspide es un estrechamiento de la abertura de la válvula tricúspide que disminuye el flujo sanguíneo que va de la aurícula derecha al ventrículo derecho.

Con el paso de los años, la aurícula derecha aumenta de tamaño debido a que el flujo sanguíneo que pasa por la estrecha abertura de la válvula se encuentra parcialmente obstruido, lo cual incrementa el volumen de sangre en la aurícula. A su vez, este aumento de volumen origina una elevación de la presión en las venas que devuelven la sangre procedente del cuerpo (excepto de los pulmones) hacia el corazón. Sin embargo, el ventrículo derecho se encoge, debido a una disminución de la cantidad de sangre que llega hasta él procedente de la aurícula derecha. La regurgitación tricuspídea ocurre con muy poca frecuencia.

Casi todos los casos se deben a la fiebre reumática, que cada vez es menos frecuente en Norteamérica, Australasia y Europa occidental. Raras veces la causa es un tumor en la aurícula derecha, una enfermedad del tejido conjuntivo o, incluso más excepcionalmente, un defecto congénito de la válvula tricúspide.

Los síntomas suelen ser leves e incluyen palpitaciones (conciencia de los latidos cardíacos), sensación incómoda de aleteo en el cuello, piel fría y cansancio. Puede haber molestias abdominales si la elevación de la presión en las venas produce un aumento de tamaño del hígado.

Con el estetoscopio, los médicos pueden oír el soplo característico de la estenosis de la válvula tricúspide. La radiografía de tórax muestra el aumento de tamaño de la aurícula derecha. La ecocardiografía (ver Ecocardiografía y otros procedimientos con ultrasonidos) puede mostrar una imagen de la abertura de la válvula estrechada y la cantidad de sangre que pasa por ella, lo cual permite determinar la gravedad de la estenosis. La electrocardiografía (ECG, ver Electrocardiografía) muestra cambios que indican la existencia de una sobrecarga de la aurícula derecha.

La estenosis tricuspídea casi nunca es lo suficientemente grave para requerir una intervención quirúrgica. Sin embargo, se anima a las personas a seguir una dieta baja en sal y se les administran diuréticos y medicamentos para bloquear los efectos de la aldosterona (que ayudan a disminuir la presión en las venas).

Recursos en este artículo