Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Regurgitación pulmonar

Por Guy P. Armstrong, MD, North Shore Hospital, Auckland

La regurgitación pulmonar es el retroceso de flujo sanguíneo a través de la válvula pulmonar cada vez que el ventrículo derecho se relaja.

  • La regurgitación pulmonar normalmente no causa síntomas.

  • El médico basa el diagnóstico en los hallazgos de la exploración física y utiliza la ecocardiografía para confirmarlo.

  • Se trata el trastorno subyacente.

Una presión arterial anormalmente alta en los pulmones (hipertensión pulmonar) es la causa más habitual de regurgitación pulmonar. Otras causas mucho menos frecuentes son la infección de la válvula (endocarditis infecciosa), el aumento de tamaño de la arteria pulmonar, un defecto congénito de la válvula o la cirugía para reparar un defecto en el corazón.

La regurgitación pulmonar, por lo general, no causa síntomas. A veces las personas presentan inflamación de los tobillos o fatiga.

A menudo se detecta regurgitación pulmonar durante una exploración que se realiza por alguna otra razón. Con el estetoscopio (fonendoscopio), el médico puede escuchar el soplo característico producido por el escape retrógrado de la sangre a través de la válvula pulmonar. La ecocardiografía (ver Ecocardiografía y otros procedimientos con ultrasonidos) muestra una imagen de la válvula lesionada y de la cantidad de sangre que se escapa, lo que permite establecer la gravedad de la regurgitación.

Se trata la situación que causa la regurgitación pulmonar. El tratamiento puede implicar tomar fármacos como sildenafilo o bosentán para reducir la hipertensión pulmonar. La válvula pulmonar se reemplaza en muy raras ocasiones.

Recursos en este artículo