Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción al diagnóstico de los trastornos hepáticos, vesicales y biliares

Por Nicholas T. Orfanidis, MD, Clinical Assistant Professor, Thomas Jefferson University Hospital

Varias pruebas diagnósticas ayudan a los médicos a evaluar los trastornos del hígado, la vesícula y los conductos biliares (los que conectan el hígado con la vesícula biliar y transportan la bilis, ver Introducción al hígado y la vesícula biliar). Entre las pruebas más importantes se incluyen un grupo de análisis de sangre denominados, en conjunto, pruebas funcionales hepáticas (ver Pruebas funcionales hepáticas).

El hígado y la vesícula biliar

Dependiendo de cuál sea el problema intuido, el médico también puede solicitar pruebas de diagnóstico por la imagen, como la ecografía, la tomografía computarizada (TC), la colangiografía de las vías biliares utilizando la resonancia magnética nuclear (RMN) o la radiografía (ver Pruebas de diagnóstico por la imagen del hígado y de la vesícula biliar). En algunos casos, si el médico lo considera necesario para el diagnóstico, se extrae una muestra de tejido hepático con el fin de proceder a su examen al microscopio, un procedimiento denominado biopsia hepática (ver Biopsia hepática).

Recursos en este artículo