Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Efectos de las enfermedades hepáticas sobre los fármacos

Por Steven K. Herrine, MD, Thomas Jefferson University;Sidney Kimmel Medical College

Los trastornos hepáticos suelen alterar el efecto de los fármacos en el organismo, por ejemplo cambiando:

  • La cantidad de fármaco absorbida desde el intestino

  • La rapidez y la exhaustividad con las que el hígado metaboliza un fármaco, por ejemplo convirtiéndolo en una forma activa o en una forma inactiva (una forma que no tiene ningún efecto en el organismo)

  • La cantidad de fármaco que se transporta por todo el organismo

  • La rapidez con que el fármaco se elimina del organismo

  • La sensibilidad del organismo a los efectos de un fármaco

La forma en la que los trastornos del hígado afectan a un medicamento depende del medicamento en particular. Los trastornos hepáticos pueden incrementar el efecto de algunos fármacos y disminuir el de otros. El efecto del fármaco aumenta si el hígado es menos capaz de inactivarlo y disminuye si el hígado tiene menor capacidad de transformarlo en una forma activa o si el hígado hace que el cuerpo sea menos capaz de absorber el fármaco o de transportarlo por todo el organismo.

Un trastorno hepático crónico puede aumentar la sensibilidad de la persona afectada a los efectos de ciertos fármacos, aún cuando el trastorno no aumente la cantidad de fármaco en el organismo. Por ejemplo, si una persona con un trastorno hepático toma incluso una pequeña dosis de analgésicos opiáceos (como la morfina) o sedantes (como el lorazepam), su actividad mental puede deteriorarse y llegar a sentir confusión, desorientación y falta de alerta, probablemente debido a que el trastorno hepático provoca que el cerebro sea más sensible a los efectos de estos fármacos.

Dado que los trastornos hepáticos son complicados, a menudo los médicos no pueden predecir cómo van a afectar a un medicamento en particular. Por lo tanto, el ajuste de las dosis de los medicamentos para las personas con un trastorno hepático puede ser difícil.