Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Biopsia por punción de la pleura o del pulmón

Por Noah Lechtzin, MD, MHS, Johns Hopkins University School of Medicine

Si la toracocentesis no permite descubrir la causa del derrame pleural (acumulación de líquido en el espacio que se encuentra entre las dos capas de la pleura), el médico puede realizar una biopsia pleural. En primer lugar, se limpia y anestesia la piel con el mismo procedimiento empleado en la toracocentesis. A continuación, con una aguja más grande, se extrae un fragmento de tejido de la pleura y se envía al laboratorio para determinar si existen indicios de enfermedades como cáncer o tuberculosis. Entre el 80 y el 90% de los casos, la biopsia pleural es una prueba muy precisa para el diagnóstico de la tuberculosis, pero es menos precisa para diagnosticar el cáncer y otras enfermedades.

Si se requiere una muestra de un tumor pulmonar, el médico lleva a cabo una biopsia por punción. Después de anestesiada la piel, el médico, utilizando a menudo la tomografía computarizada (TC) torácica o la ecografía como guía, dirige la aguja de biopsia hacia el tumor y obtiene células o una pequeña porción de tejido para ser analizada en el laboratorio. Si se considera la posibilidad de que exista infección, también puede solicitarse un cultivo de una muestra de tejido (una técnica que consiste en colocar una muestra de tejido en un contenedor provisto de nutrientes con el fin de observar si se produce proliferación bacteriana). Las complicaciones que presentan las biopsias pulmonar y pleural son similares a las que se dan en las toracocentesis (ver Toracocentesis).