Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Asbestosis

Por Lee S. Newman, MD, MA, University of Colorado at Denver;New

La asbestosis es la formación extensa de tejido fibroso en los pulmones causada por la aspiración del polvo de amianto (asbesto).

  • La asbestosis (amiantosis) causa dificultad respiratoria y una disminución de la capacidad para hacer ejercicio.

  • El diagnóstico se hace generalmente con radiografías de tórax y tomografía computarizada.

  • La asbestosis se puede prevenir reduciendo al mínimo la exposición al asbesto.

  • El tratamiento consiste en la administración de oxígeno y otras medidas destinadas a facilitar la respiración.

El amianto (asbesto) está compuesto de silicatos minerales fibrosos de diversa composición química. Cuando se inhalan, las fibras de asbesto se adhieren profundamente a los pulmones, causando cicatrices (ver Introducción a las enfermedades pulmonares de origen ambiental). La inhalación de asbesto también puede producir el engrosamiento de las dos capas de la membrana que recubre los pulmones (la pleura). Estos engrosamientos se denominan placas pleurales. Estas placas no suelen volverse cancerosas.

El asbesto también pueden causar cáncer de pulmón. El cáncer de pulmón debido al asbesto está relacionado en parte con el grado de exposición a las fibras de asbesto. Entre las personas que padecen asbestosis, el cáncer de pulmón se desarrolla con más frecuencia en aquellas que también fuman cigarrillos, en especial en las que fuman más de un paquete al día (ver Cáncer de pulmón).

Aunque la población ha comenzado a tomar conciencia sobre los riesgos que encierra el asbesto, quienes no están expuestos a él de forma ocupacional tienen un riesgo muy bajo de desarrollar enfermedades pulmonares relacionadas con el mismo. El asbesto debe fragmentarse en pequeñas partículas para que sea inhalado hacia los pulmones. Los obreros que trabajan en la demolición de construcciones con aislamientos de amianto, tienen un riesgo mayor. Las personas que trabajan con el amianto corren el riesgo de padecer enfermedades pulmonares. Cuanto más tiempo se expone una persona a las fibras de asbesto, mayor es el riesgo de contraer una enfermedad relacionada con el mismo.

¿Sabías que...?

  • La mayoría de las personas tienen un riesgo muy bajo de desarrollar trastornos pulmonares relacionados con el asbestos.

Síntomas

Los síntomas de asbestosis aparecen gradualmente y solo después de que grandes áreas del pulmón se hayan fibrosado. La fibrosis de los pulmones causa su rigidez. Los primeros síntomas son una leve dificultad respiratoria y la disminución de la capacidad para hacer ejercicio. Los grandes fumadores que padecen bronquitis crónica junto con asbestosis, sufren de tos y respiración sibilante. Gradualmente, la respiración se vuelve cada vez más difícil. Alrededor del 15% de las personas con asbestosis desarrollan ahogo e insuficiencia respiratoria graves.

Los dedos en palillo de tambor o acropaquias son un ensanchamiento de las puntas de los dedos de las manos o de los pies, con un cambio del ángulo que forma la uña a su salida (ver Dedos en palillo de tambor). Cuando los pulmones están gravemente dañados, el corazón puede sufrir debido a un esfuerzo excesivo, que degenera en insuficiencia cardíaca (cor pulmonale}, ver Cor pulmonale: un tipo de insuficiencia cardíaca causado por trastornos pulmonares).

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Obtención de pruebas de imagen del tórax

Las personas que padecen asbestosis suelen tener una función pulmonar anómala y, en la auscultación del pulmón, se notan sonidos anormales, llamados crepitaciones. En las personas con antecedentes de exposición al asbesto, los médicos a veces diagnostican la asbestosis mediante una radiografía de tórax o una tomografía computarizada (TC) torácica que muestra las alteraciones características. Es muy poco frecuente la necesidad de una biopsia pulmonar para realizar el diagnóstico.

Prevención

Las enfermedades causadas por inhalación de asbesto se pueden evitar disminuyendo al máximo el polvo y las fibras de asbesto en el lugar de trabajo. Dado que el control del polvo ha mejorado en las industrias que utilizan el amianto, es menor el número de personas que desarrollan asbestosis en la actualidad. Los materiales de construcción que contienen asbesto en una casa son solo motivo de preocupación si han de ser demolidos o hay que hacer reformas en el hogar, en cuyo caso deben ser retirados o manipulados por trabajadores especializados que usen técnicas seguras.

Los fumadores que han estado en contacto con el amianto pueden reducir el riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón dejando de fumar y sometiéndose a radiografías anuales de tórax.

Se recomienda la vacunación neumocócica y antigripal en el caso de personas que hayan estado en contacto con amianto, para protegerlas contra infecciones ante las cuales pueden ser más vulnerables.

Tratamiento

  • Tratamientos para aliviar los síntomas

La mayoría de los tratamientos para la asbestosis alivian los síntomas: la oxigenoterapia alivia la dificultad respiratoria; Fármacos y otras medidas, entre ellas la limitación de la ingesta de sal y la disminución de peso si es necesario, pueden ayudar a aliviar la insuficiencia cardíaca. La rehabilitación pulmonar (ver Introducción a la rehabilitación pulmonar) puede ayudar a la persona afectada a sobrellevar los síntomas pulmonares y mejorar su calidad de vida. De vez en cuando, si los síntomas son severos y no se pueden tratar de manera efectiva, el trasplante de pulmón puede tener éxito.

Recursos en este artículo