Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los tumores pulmonares

Por Anne S. Tsao, MD, Associate Professor and Director, Mesothelioma Program; Director, Thoracic Chemo-Radiation Program, University of Texas M.D. Anderson Cancer Center

Los tumores pulmonares pueden ser:

Todos los tumores pulmonares precisan valoración médica porque incluso los tumores no cancerosos pueden causar problemas si crecen y bloquean la respiración.

El tratamiento de los tumores pulmonares depende de si son cancerosos o no.

Tumores pulmonares no cancerosos

Los tumores pulmonares no cancerosos se pueden dividir según el lugar donde se producen:

  • En la tráquea o los bronquios: hamartomas (son los tumores pulmonares no cancerosos más comunes), cistoadenomas bronquiales (crecen en los bronquios principales u otros más pequeños), mioblastomas y papilomas

  • En el tejido pulmonar: fibromas, hamartomas, leiomiomas, lipomas, neurofibromas, schwannomas y hemangiomas esclerosantes

Los tumores benignos pueden identificarse en función de los tipos celulares que los forman (como por ejemplo músculo liso, grasa o células nerviosas). Los hamartomas son únicos en el sentido en que están formados de fragmentos desorganizados de tejidos maduros, como cartílago, grasa y músculo.

Algunas masas no cancerosas en los pulmones no se producen por una nueva formación de células pulmonares (neoplasia), sino que aparecen como consecuencia de una inflamación debida a una infección o a una enfermedad autoinmune, tal como la sarcoidosis.

Con frecuencia, los tumores no cancerosos solo causan síntomas como sibilancias, tos o dificultad respiratoria (disnea), en especial si presionan una vía aérea o la bloquean, o si alcanzan un tamaño considerable.

En la mayoría de los casos, se diagnostica de forma inesperada un tumor no canceroso de pulmón al realizar, por otra causa, una radiografía de tórax u otra prueba de diagnóstico por la imagen.

La mayoría de los tumores no cancerosos no se tratan, pero algunos pueden requerir extirpación quirúrgica para evitar el bloqueo de la vía aérea.