Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Recto y ano

Por Atenodoro R. Ruiz, Jr., MD, Consultant, Section of Gastroenterology, and Head, Colon Cancer Screening Task Force, The Medical City, Pasig City, Metro-Manila, Philippines

El recto es una cavidad que comienza al final del intestino grueso, inmediatamente a continuación del colon sigmoide, y termina en el ano (ver Introducción al ano y el recto). Generalmente, el recto está vacío porque las heces se almacenan más arriba, en el colon descendente. Finalmente, el colon descendente se llena y las heces pasan al recto, provocando la necesidad de evacuar el intestino (defecación). Los adultos y los niños mayores pueden aguantar esta necesidad hasta llegar a un inodoro. Los lactantes y los niños pequeños carecen del control muscular necesario para retrasar la defecación.

El ano es la abertura que existe al final del tubo digestivo, por la cual las heces abandonan el organismo. El ano está formado, en parte, por las capas superficiales del cuerpo, incluida la piel, y, en parte, por el intestino. Está recubierto por una prolongación de la piel externa. Un anillo muscular, denominado esfínter anal, mantiene el ano cerrado hasta que la persona hace una deposición.