Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tomografía computarizada y resonancia magnética nuclear

Por Walter W. Chan, MD, MPH, Assistant Professor of Medicine;Director, Center for Gastrointestinal Motility, Division of Gastroenterology, Hepatology, and Endoscopy, Harvard Medical School;Brigham and Women's Hospital

Las técnicas diagnósticas denominadas tomografía computarizada (TC, ver Tomografía computarizada (TC)) y resonancia magnética nuclear (RMN, ver Resonancia magnética nuclear (RMN)) son buenos instrumentos para evaluar el tamaño y la localización de los órganos abdominales. Además, con estas pruebas a menudo se detectan tumores cancerosos (malignos) o no cancerosos (benignos). También se pueden detectar alteraciones en los vasos sanguíneos. Normalmente, también es evidente la presencia de inflamación, por ejemplo, del apéndice (apendicitis) o de los divertículos (diverticulitis). Algunas veces, estas pruebas se utilizan para ayudar a guiar procedimientos radiológicos o quirúrgicos.

En la TC del tubo digestivo, el médico suele administrar a la persona una sustancia que se puede ver en las radiografías (medio de contraste) para ayudar a distinguir un tejido o una estructura de su entorno. Los medios de contraste se pueden administrar por vía oral, por vía intravenosa y/o mediante enema.

Enterografía por TC

Esta prueba permite a los médicos observar claramente el revestimiento del intestino delgado y detectar la presencia de tumores o hemorragias. Para esta prueba, la persona bebe un medio de contraste líquido, como el bario.

Colonografía por CT

Esta prueba (también llamada colonoscopia virtual) genera imágenes bidimensionales y tridimensionales del colon que pueden mostrar tumores u otros problemas. Algunos médicos utilizan esta prueba en lugar de la colonoscopia para detectar el cáncer de colon. La persona que se somete a esta prueba debe beber un medio de contraste y se le insufla aire en el colon mediante un tubo introducido en el recto. Antes de la prueba se le administran laxantes o enemas similares a los que se prescriben para una colonoscopia convencional con el objetivo de eliminar completamente las heces.