Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Intoxicación alimentaria por Clostridium perfringens

Por Thomas G. Boyce, MD, MPH, Associate Professor of Pediatrics and Consultant in Pediatric Infectious Diseases and Immunology, Mayo Clinic College of Medicine

La intoxicación alimentaria por Clostridium perfringens se produce por la ingestión de alimentos contaminados con dicha bacteria (Clostridium perfringens). Una vez en el intestino delgado, la bacteria libera una toxina que con frecuencia causa diarrea.

Algunas cepas causan una enfermedad entre leve y moderada que se cura sin tratamiento, mientras que otras cepas producen una gastroenteritis (ver Introducción a la gastroenteritis) grave que puede dañar el intestino delgado y a veces conduce a la muerte. Generalmente, la carne de vacuno o de ave, el jugo de carne y los alimentos deshidratados o precocinados contaminados son los responsables de los brotes de intoxicación alimentaria por Clostridium perfringens. Algunas cepas no se destruyen, aunque se cocine bien la carne, y en cambio otras, sí.

Síntomas

La gastroenteritis empieza entre 6 y 24 horas después de haber consumido alimentos contaminados. Los síntomas más frecuentes son diarrea acuosa y retortijones abdominales. Aunque habitualmente es leve, la infección también causa dolor abdominal, distensión abdominal por gases, diarrea grave, deshidratación y una importante disminución de la presión arterial (choque, ver Choque (shock)). Normalmente, los síntomas duran unas 24 horas.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Análisis de los alimentos contaminados

El médico suele sospechar el diagnóstico cuando ha tenido lugar un brote local de la enfermedad. El diagnóstico se confirma analizando los alimentos contaminados en busca de Clostridium perfringens.

Prevención

Para prevenir la infección, las sobras de carne cocinada deben guardarse enseguida en el frigorífico y estar bien recalentadas antes de servirlas.

Tratamiento

  • Líquidos y reposo

A la persona afectada se le administran líquidos y se le recomienda descanso. No se administran antibióticos.