Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Enfermedad celíaca

(Esprúe celíaco; enteropatía por gluten, esprúe no tropical)

Por Atenodoro R. Ruiz, Jr., MD, Consultant, Section of Gastroenterology, The Medical City, Pasig City, Metro-Manila, Philippines

La enfermedad celíaca es una intolerancia hereditaria al gluten (una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno) que provoca cambios característicos en la mucosa del intestino delgado, causando malabsorción.

  • El revestimiento intestinal se inflama tras la ingestión de la proteína gluten.

  • Los síntomas en los adultos incluyen diarrea, desnutrición y pérdida de peso, y en los niños hinchazón abdominal y heces voluminosas y muy malolientes.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas característicos y en el examen de una muestra de tejido obtenida del revestimiento del intestino delgado.

  • La mayoría de las personas se encuentran bien si mantienen una dieta sin gluten.

La enfermedad celíaca es un trastorno hereditario que generalmente afecta a personas de ascendencia norte europea. Puede afectar a una de cada 150 personas en Europa, especialmente en Irlanda e Italia, y puede que a una de cada 250 personas en algunas partes de Estados Unidos, pero es extremadamente poco habitual en África, Japón y China. Alrededor de un 10 a 20% de los familiares directos de personas con enfermedad celíaca también se ven afectados. La enfermedad afecta aproximadamente al doble de mujeres que hombres.

En este trastorno, el gluten (una proteína que se encuentra en el trigo y en menor grado en la cebada y el centeno) estimula la producción de ciertos anticuerpos por parte del sistema inmunitario. Estos anticuerpos dañan el revestimiento interno del intestino delgado, provocando un aplanamiento de las vellosidades (las pequeñas proyecciones situadas a lo largo del revestimiento del intestino delgado que absorben los nutrientes). La superficie lisa resultante lleva a una absorción deficiente de los nutrientes. Sin embargo, cuando la persona deja de comer alimentos que contienen gluten se restablecen la función y el aspecto normal con vellosidades del intestino delgado.

Síntomas

Algunas personas desarrollan los síntomas de la celiaquía cuando son niños. Otras no los presentan hasta la edad adulta. La gravedad de los síntomas depende del grado de afectación del intestino delgado.

Adultos

Los adultos pueden presentar síntomas digestivos u otros síntomas. Muchos adultos no tienen ningún síntoma digestivo. La mayoría de los adultos con la enfermedad tienen debilidad y pérdida del apetito. Es frecuente la diarrea, a menudo con heces aceitosas o grasosas. Algunas personas están desnutridas, tienen una leve pérdida de peso y anemia, o presentan llagas en la boca y la lengua inflamada. Con frecuencia presentan fragilidad ósea (osteoporosis u osteopenia). Alrededor del 10% de las personas con enfermedad celíaca desarrollan una erupción dolorosa y pruriginosa, con pequeñas ampollas, denominada dermatitis herpetiforme. Tanto hombres como mujeres pueden tener problemas de fertilidad.

Niños

En los niños, los síntomas pueden comenzar en la infancia o la niñez temprana, una vez introducidos los cereales (la mayoría de ellos contienen gluten). Algunos niños solo sienten una leve molestia del estómago, mientras que otros desarrollan una hinchazón abdominal dolorosa y presentan heces de color claro, inusualmente malolientes y voluminosas (esteatorrea). Los niños, por lo general, no crecen a un ritmo normal y parecen débiles, pálidos y apáticos.

Los déficits nutricionales resultantes de la deficiente absorción en la enfermedad celíaca pueden causar síntomas adicionales, que tienden a ser más prominentes en los niños. Algunos niños presentan anomalías en el crecimiento, como baja estatura. Debido al déficit de hierro, se desarrolla anemia, que causa cansancio y debilidad. Los bajos niveles de proteínas en la sangre pueden conducir a una retención de líquidos e hinchazón de los tejidos (edema). La malabsorción de vitamina B12 deriva en lesiones de los nervios, produciendo una sensación de hormigueo en los brazos y las piernas. Una pobre absorción de calcio ocasiona un crecimiento anormal del hueso, un alto riesgo de fracturas y dolor en los huesos y las articulaciones. La falta de calcio también causa manchas en los dientes y mayor propensión a sufrir caries dolorosas. Las chicas con enfermedad celíaca pueden no tener menstruación debido a una baja producción de hormonas, como los estrógenos.

Diagnóstico

  • Niveles de anticuerpos

  • Biopsia

  • Pruebas para determinar ciertos déficits de vitaminas

El médico sospecha el diagnóstico cuando la persona presenta los síntomas previamente mencionados.

La medida de los anticuerpos específicos producidos por las personas con enfermedad celíaca al consumir gluten es una prueba útil.

Para ayudar a confirmar el diagnóstico de la enfermedad celíaca, el médico obtiene una muestra de tejido del revestimiento del intestino delgado para su examen al microscopio (biopsia). El diagnóstico se confirma si en la biopsia se observa el aplanamiento de las vellosidades intestinales, y si el revestimiento del intestino delgado mejora cuando la persona deja de comer alimentos que contienen gluten.

Una vez realizado el diagnóstico, los médicos hacen análisis de sangre para identificar las deficiencias de ciertas vitaminas (como folato [ácido fólico]) y minerales (como hierro y calcio).

Pronóstico

Sin diagnóstico ni tratamiento, la enfermedad celíaca es en última instancia mortal en algunas personas. En la actualidad, estos resultados son poco frecuentes y a la mayoría de las personas están bien si evitan el gluten.

La enfermedad celíaca aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer del tubo digestivo. El cáncer más común es el linfoma de intestino. Estos linfomas afectan alrededor de un 6 a 8% de las personas que han tenido enfermedad celíaca durante mucho tiempo (por lo general, más de 20 a 40 años). Estas personas también sufren un mayor riesgo de desarrollar otros tipos de cáncer del tubo digestivo (como el cáncer de esófago o de la parte posterior de la garganta). Adherirse de forma estricta a una dieta sin gluten disminuye significativamente el riesgo de cáncer.

Tratamiento

  • Dieta sin gluten

  • Vitaminas y suplementos minerales

Las personas con enfermedad celíaca deben excluir completamente el gluten de su dieta, porque incluso el consumo de pequeñas cantidades de este puede provocarles síntomas. La respuesta a una dieta sin gluten por lo general es rápida, y los síntomas desaparecen al cabo de 1 o 2 semanas. Una vez que se evita el gluten, la superficie con vellosidades del intestino delgado y su función absorbente vuelven a la normalidad. El gluten se utiliza tan ampliamente en los productos alimentarios que las personas con enfermedad celíaca necesitan listas detalladas de los alimentos que deben evitarse y el consejo especializado de un dietista. El gluten se encuentra, por ejemplo, en productos comerciales como sopas, salsas, helados y perritos calientes (hot dogs). El médico aconseja a la persona que consulte a un dietista y se apunte a un grupo de apoyo para enfermos celíacos.

Los médicos administran a la mayoría de las personas con enfermedad celíaca suplementos para reemplazar las vitaminas (como ácido fólico) y minerales (como hierro). Al cabo de 3 o 4 meses después de iniciar la dieta sin gluten se vuelve a hacer una biopsia.

Algunas personas continúan presentando los síntomas a pesar de evitar el gluten. En estos casos, puede que el diagnóstico sea incorrecto o que la enfermedad haya evolucionado a un trastorno llamado enfermedad celíaca refractaria. En la enfermedad celíaca refractaria puede ser beneficioso el tratamiento con corticoesteroides, como la prednisona. Algunas veces los niños están gravemente enfermos en el momento del primer diagnóstico y necesitan un periodo de alimentación por vía intravenosa antes de iniciar una dieta sin gluten.

Más información